Emilio Pantojas García

Punto de vista

Por Emilio Pantojas García
💬 0

La gran crisis y la estadidad

Desde los años setenta los estrategas del Partido Nuevo Progresista han elaborado dos grandes teorías para lograr la estadidad. La primera consistió en plantear que “la estadidad es para los pobres”. La segunda propone crear una gran crisis político-económica para que el Congreso se vea obligado a resolverla “rescatándonos” mediante la anexión. Esta sería reclamada por la mayoría de los y las puertorriqueños/as como única salida.

En 1973 se publicó el libro “La estadidad es para los pobres”, firmado por Carlos Romero Barceló. En este se detallaban todos los beneficios y ayudas económicas que obtendría Puerto Rico si se convirtiera en estado. En 1978 fue publicado en inglés para difundirse entre la diáspora. Con el surgimiento de la emigración de retorno (“la guagua aérea”) la diáspora incrementa su envolvimiento en la política de la isla y del continente.

Este estímulo positivo para los electores fue reforzado por el inicio de programas como los cupones de alimentos y de subsidio a la renta (“plan 8”). A estos se sumaron una pléyade de beneficios y subsidios federales, producto del cabildeo en el Congreso de una sucesión de comisionados/as residentes que miden su éxito por la cantidad de ayudas y subsidios federales que consiguen.

Hasta los noventa, los comisionados residentes repartían sus esfuerzos entre la búsqueda de ayudas y subsidios federales y cabildear a favor de medidas para el desarrollo económico. Así se lograron medidas como la sección 936 del Código de Rentas Internas Federal (1976), que convirtió a Puerto Rico en meca de las corporaciones farmacéuticas estadounidenses, y el Programa para el Desarrollo del Caribe (1986), que vinculó la Iniciativa para la Cuenca del Caribe a préstamos de fondos 936 para proyectos de desarrollo económico en el Caribe.

La administración Rosselló I (1992-2000) articuló la segunda gran estrategia, crear una crisis tan profunda que tanto el Congreso como los electores clamaran por la estadidad. Esta estrategia puede trazarse a la derogación de la sección 936 que no fue reemplazada por ningún otro incentivo fiscal federal para el desarrollo económico. Los incentivos fiscales federales, posibles bajo el ELA, habían sido uno de los pilares del desarrollo económico desde “Operación Manos a la Obra” (OMO). 

Los intentos fallidos de restaurar algún tipo de incentivo federal excepcional que reanimara el desarrollo económico dieron al traste con el nuevo orden económico global. El fin de la sección 936 en 2006 marcó, que no causó, la recesión que se convertiría en “la gran depresión de los 2000”. La gran crisis culminó con la declaración de impago a la deuda en 2015 y la Ley Promesa en 2016.

Entonces llegó la estocada al ELA, el caso “Sánchez Valle” (2016). La estrategia de la gran crisis tenía su plataforma: la quiebra fiscal y el desbancamiento del ELA. El gobernador Rosselló II crea la “Comisión de la Igualdad”, encargada a persuadir al Congreso de que la estadidad era cuestión de igualdad y de que no otorgarla viola los derechos humanos de más de tres millones de ciudadanos americanos. 

El montaje era perfecto: colapso del régimen OMO/ELA y la estadidad como cuestión de derechos humanos. Solo tres cosas fallaron: los estrategas estadistas tergiversaron las cifras de los últimos dos plebiscitos y perdieron credibilidad; el huracán María descorrió el velo de incompetencia y corrupción del gobierno llevando a la renuncia de Rosselló II; y Donald Trump. El presidente declaró sin empacho que no dará ni un centavo de ayuda al gobierno de Puerto Rico por su incompetencia y corrupción. Llegó la gran crisis y el gobierno del PNP probó ser el gran enemigo de la estadidad.  

Otras columnas de Emilio Pantojas García

martes, 21 de enero de 2020

Y qué si Wanda Vázquez renuncia

Legalmente el Congreso puede intervenir cuando quiera y podemos concluir que, si la gobernadora renuncia, el vacío político que se creará lo llenarán “los americanos”, escribe Emilio Pantojas García

miércoles, 18 de diciembre de 2019

La bancarrota de la partidocracia

El partido que resulte ganador en 2020 gobernará un país dividido con un mandato minoritario y con una crisis político-económica para la cual no se encuentra solución, dice Emilio Pantojas García

miércoles, 20 de noviembre de 2019

La candidata Lúgaro

Su verticalidad y transparencia la hacen atractiva a decenas de miles de jóvenes y de otras personas cansadas de la demagogia y la falta de transparencia de los políticos de carrera, escribe Emilio Pantojas

💬Ver 0 comentarios