Esteban Pagán Rivera

Prórroga

Por Esteban Pagán Rivera
💬 0

La gran oportunidad de Damian Lillard

La temporada regular entretiene, pero es en la postemporada que nacen las leyendas de la NBA.

En los playoffs, todos los fanáticos están viendo. Los partidos son transmitidos en prime time y en televisión nacional. Para las superestrellas, es una oportunidad para seguir construyendo sus legados. Pero para otros como Damian Lillard, los playoffs presentan ese chance de dar un golpe sobre la mesa.

Y así lo ha hecho Lillard en los primeros dos partidos de la serie de primera ronda entre sus Trail Blazers de Portland y el Thunder de Oklahoma City. Lillard, de 28 años y en su séptima temporada, ya es un cuatro veces all star. Pero jugando en un mercado pequeño como Portland y en la costa Oeste —donde la mayoría de los partidos televisados arrancan a las 10:30 p.m. en el Este—, el nombre de Lillard no sale muchas veces a relucir cuando se habla de los mejores armadores en la liga. Para la gran mayoría de los fanáticos, los nombres de Stephen Curry, Kyrie Irving, Russell Westbrook, Chris Paul y hasta John Wall están por encima. Son jugadores que han tenido mucha más exposición, y en el caso de Curry e Irving, campeones de la NBA.

Van apenas dos juegos de la serie entre Portland y OKC, pero ya Lillard ha comenzado a generar conversación. Lillard promedia 29.5 puntos en los dos juegos, ganándole la batalla individual a Westbrook. En la madrugada de ayer, las redes sociales de los sitios especializados de NBA estaban repletos de visuales de Lillard, especialmente de ese canasto de tres que logró al sonar la chicharra del tercer parcial.

Me puse a revisar los comentarios, y todos iban por la misma línea: Lillard > Westbrook. Y en la mañana de ayer recibí dos mensajes en mi teléfono de personas alabando el partido del armador titular de los Blazers.

Apenas van dos juegos. El Thunder regresa a su casa mañana abajo, 0-2, pero tiene la capacidad y el personal de ganar dos corridos y empatar la serie. Pero Lillard, evidentemente, está jugando con un enorme peso sobre sí. La inesperada barrida del año pasado a manos de Nueva Orleans en la primera ronda fue uno enorme golpe para él, según han reportado varios medios estos días. Sabe que si quiere ser colocado entre los mejores tres armadores de la NBA, los playoffs son el lugar para lograrlo. Y si sigue así, los playoffs del 2019 podrían ser recordado como la vez que Lillard ascendió un importante escalón en su carrera.

Otras columnas de Esteban Pagán Rivera

jueves, 20 de junio de 2019

La NBA y un drama que corre los 365 días del año

Todas las mañanas, mientras me preparo para salir de mi hogar, pongo el televisor en los programas de discusión deportiva de la televisión estadounidense. Me gusta estar al tanto sobre los principales temas de deportes que dominan en Estados Unidos, pues usualmente se trasladan a las redes sociales en Puerto Rico, especialmente cuando se trata de NBA y Grandes Ligas.

jueves, 13 de junio de 2019

La NBA sigue encontrando la manera de fascinarnos

Hace poco más de un año, precisamente en una columna que publiqué el 31 de mayo de 2018, comparé a la NBA con la película Titanic de 1997: todos sabemos cómo terminaba, pero eso no evitó que nos fascinara.

💬Ver 0 comentarios