Emilio Pantojas García

Tribuna Invitada

Por Emilio Pantojas García
💬 0

La gran tribulación boricua

“Porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá”. (Mateo 24:21)

La destrucción causada por el huracán María sobre Puerto Rico alcanzó proporciones apocalípticas. Destrucción que no se había visto antes y los que la vieron durante San Ciriaco (1899) y San Felipe (1928) no vivieron para contárnosla o sus memorias ya no evocan con claridad esas desgracias.

A un mes del desastre, la isla continúa en estado de emergencia. Y la respuesta es también bíblica: confusión, falsos anunciadores de buenas nuevas, hipocresía y rencillas mezquinas entre líderes políticos. En medio de la catástrofe la kakistocracia bipartita continúa con el mismo tira y hala de siempre. Adjudicando culpas, sugiriendo estrategias descabelladas, haciendo promesas poco realistas y posicionándose para tomar ventaja de una situación que llama a la solidaridad y la cooperación.

El problema de la lenta recuperación tiene muchas variables: intensidad y magnitud de la destrucción, ineptitud gubernamental, tanto estatal como federal, falta de transparencia y creación de expectativas falsas, y la tradicional politiquería. A corto plazo se sabe lo que se necesita pero no se sabe y se pelea hasta la náusea por cómo debe hacerse y a quién debe contratarse para ello. Se quiere ¨normalizar¨ la catástrofe sin precedentes por vía de discursos vacuos y apariencias engañosas. El único indicador de normalidad que he visto recientemente son los reportajes de balaceras en el área metropolitana.

El gran reto se presenta a mediano y largo plazo. Restaurar la electricidad presenta retos superables en la costa y sus áreas urbanas. No es este el caso de las áreas rurales en las zonas montañosas. Por qué no pensar desde ahora en instalar nodos descentralizados de producción eléctrica generada por el sol en vez de reconstruir un cableado precario que será destruido por el próximo huracán. La diversificación innovadora debe ser la respuesta tanto a la restauración de la energía eléctrica, como la de agua potable y telecomunicaciones.

Otro elemento fundamental es la reestructuración de la deuda. Cuando el presidente Trump visitó la Isla quedó tan sobrecogido que su instinto empresarial le hizo afirmar públicamente que los acreedores debían olvidarse de la deuda. Y ese instinto es correcto. Cualquier economista internacional sabe que un país con una razón de deuda a producto bruto de 75% no podrá pagarla sólo creciendo económicamente. Por eso el Fondo Monetario impone condiciones de austeridad pero ofrece préstamos de emergencia, lo que no hizo la Junta. Si a la deuda se añaden los costos de la destrucción causados por María, la imposibilidad de repago es absoluta.

Una posibilidad es un mecanismo que se ha experimentado en Europa conocido como “Quantitative Easing”. Esta medida consta de la compra de la deuda por el banco central del país que la pone en moratoria, liberando al gobierno de esa carga hasta la posible recuperación. La idea de que hacer esto sería un precedente para otras jurisdicciones al borde de la quiebra en Estados Unidos no es válida ya que ninguna jurisdicción norteamericana al borde de la quiebra ha sufrido la devastación de una catástrofe como el huracán María.

A mediano y largo plazo se necesita un programa de reconstrucción al estilo del Plan Marshall que invierta miles de millones de dólares en la reconstrucción de la infraestructura de la isla. Asimismo serán necesarias medidas de incentivos federales para la inversión a tenor con las realidades del siglo veintiuno. No se trata de restablecer la Sección 936 sino de diseñar un plan estratégico para reposicionar a Puerto Rico en los circuitos de valor global. Pero para hacer esto hay que superar las lamentaciones y peleas de la kakistocracia en torno a “la gran tribulación”.

Otras columnas de Emilio Pantojas García

viernes, 16 de noviembre de 2018

El dedazo político en Puerto Rico

El sociólogo Emilio Pantojas argumenta sobre la pretensión de convertir “la cosa pública” en patrimonio personal y familiar mediante las designaciones “de dedo” en la dirección de los gobiernos municipales

miércoles, 24 de octubre de 2018

Por eso estamos como estamos

Emilio Pantojas García declara que , por primera vez, coincide con un juicio de Donald Trump: la clase política puertorriqueña es totalmente inepta

💬Ver 0 comentarios