José Antonio Maes Aponte

Tribuna Invitada

Por José Antonio Maes Aponte
💬 0

La guerra de la democracia contra la dictadura

La lucha que se está llevando a cabo en las calles de Venezuela no es entre el gobierno y la oposición, es una batalla entre la democracia y la dictadura.

Los guerreros, escuderos, madres, padres, abuelos e hijos han sacrificado sus vidas, su libertad, han expuesto sus cuerpos a la violencia inclemente, a la intoxicación de su sistema respiratorio y nervioso, a ser sometidos a la brutal represión, agresión y persecución gubernamental y paramilitar. Su único objetivo lograr la libertad.

La rebelión civil ha trascendido los partidos políticos y las estructuras sociales tradicionales. La decisión colectiva ha sido asumir y ejercer la soberanía de un pueblo oprimido y secuestrado por las elites mafiosas y corruptas, para reivindicar nuestros valores democráticos y de manera legítima y constitucional tomar el poder político para conducir a Venezuela hacia el progreso, el desarrollo y la consecución de un Estado de bienestar colectivo.

Que no se equivoque la dirigencia política, ni de un bando, ni del otro. Hemos sellado con sangre, sudor y lágrimas nuestros objetivos. No hay tiempo para equivocaciones, errores, lucha de egos, candidatos a Alcaldías, Gobernaciones, ni caudillos presidenciales, es el momento de juntar todas nuestras fuerzas para derrotar en el terreno que sea la Dictadura venezolana del Siglo XXI.

Nos corresponde reivindicar a nuestros hermanos caídos en la lucha democrática, a todos nuestros compañeros presos, torturados, perseguidos y exiliados. Hoy está en nuestras manos, en el espíritu inquebrantable de una sociedad democrática, el deber insoslayable e impostergable de cambiar el rumbo, de escribir un nuevo capítulo en la historia contemporánea de una gran nación que se niega a sucumbir ante un gobierno asesino.

Nuestra lucha ha entrado en una etapa decisiva. Hemos tomado la determinación de expresarnos democrática y pacíficamente a través de la celebración de una consulta popular. La mayoría decidirá el destino próximo a través del cual deberán conducirse los poderes públicos, las instituciones investidas de poderes gubernamentales y la sociedad venezolana. El 16 de julio de 2017 definiremos nuestro destino.

La dictadura y sus aliados están promoviendo, ejecutando y desarrollando estrategias para sembrar desconcierto, divisiones, dudas y miedo dentro de las fuerzas democráticas. Buscan desesperadamente que perdamos el enfoque, el rumbo y la determinación de cambio para ganar tiempo, seguir desfalcando el patrimonio nacional, negociar, extorsionar y asegurarse una vida privilegiada.

Nuestra convicción de cambio debe estar a la altura de las circunstancias y entender que hay un objetivo superior, nos estamos jugando la patria y el futuro de nuestras generaciones. 

No han podido ni podrán contra el pueblo declarado en rebelión civil.

El cambio es inevitable e indetenible.

Seguiremos en las calles hasta alcanzar la libertad. 

💬Ver 0 comentarios