Carlos Rosa Rosa

Punto de Vista

Por Carlos Rosa Rosa
💬 0

La “guerra” silenciosa

En el béisbol, la relación de pitcher y cátcher es esencial para el éxito de cualquier equipo. Es fundamental que ambos estén en la misma página en cada lanzamiento para tener mejores opciones a un triunfo.

Fue la imagen que vino a mi mente esta semana al pensar en la relación profesional entre las principales líderes del deporte en el país: la presidenta del Comité Olímpico Puerto Rico (Copur), Sara Rosario, y la secretaria del Departamento de Recreación y Deportes (DRD), Adriana Sánchez Parés.

Pero tengo la impresión de que esta relación no está ni cerca de ser una como la del pitcher y cátcher. Creo que existe una relación fría entre ambas figuras. Y lo confirmé con varias personas de ambos bandos.

En el lado de Rosario, existe un malestar por la alegada pobre gestión de la titular del DRD a la hora de reclamar los fondos que el gobierno le otorga anualmente al Comité Olímpico. Y ese malestar aumentó a finales del pasado año, cuando públicamente trascendió que la Junta de Supervisión Fiscal aprobó un desembolso de $10 millones al Copur y al Albergue Olímpico de Salinas, que estaba consignado para los años de 2017 y 2018, y que nunca fueron reclamados por el DRD. 

Fue la información que Rosario ofreció públicamente, tras una conversación con el secretario del Departamento de Hacienda, Francisco Parés Alicea, al indicar que el DRD, alegadamente, no hizo los trámites para reclamar dicho desembolso.

En pasados días, Rosario habló nuevamente de la necesidad de recibir un dinero para los Juegos Olímpicos de Tokio y volvió a lanzar una “puyita” cuando dijo que le iba a dar un tiempo a la secretaria del DRD para gestionarlo, antes de ir personalmente a La Fortaleza para reunirse con la gobernadora Wanda Vázquez Garced. El jueves, finalmente, el DRD anunció la otorgación de $2 millones.

Del otro lado, a la secretaria del DRD, al parecer, no le ha gustado para nada que Rosario esté responsabilizándola por la falta de fondos en el Copur. No le han caído bien las continuas expresiones públicas de Rosario, reclamando el dinero para la preparación de las delegaciones previo a cada competencia. Aconteció en 2018 para los Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, y en 2019 para los Panamericanos de Lima. Y ahora también para Tokio.

Sánchez Parés ha reiterado en más de una ocasión que su agencia ha sido diligente en hacer la petición de presupuesto para cada año, pero la autorización final la otorga la Junta de Supervisión Fiscal.

En los pasillos de ambos organismos, no es un secreto que la relación entre las máximas líderes del deporte en la isla no es la mejor. Hay un tipo de “guerra” silenciosa que —por lo visto— no acabará de la noche a la mañana.

Otras columnas de Carlos Rosa Rosa

viernes, 28 de febrero de 2020

Buenas señales en el BSN

Es la primera vez que la liga presenta las mismas franquicias en temporadas consecutivas. Y los nueve apoderados que estuvieron en la campaña 2019 están de vuelta, escribe Carlos Rosa Rosa

viernes, 21 de febrero de 2020

Equipo nacional ante el reto del relevo generacional

Hay que poner en vitrina el talento joven en competencias regionales o continentales, tal y como sucedió en Lima 2019, pero como parte de una buena planificación, plantea Carlos Rosa Rosa

💬Ver 0 comentarios