Kenneth McClintock

Punto de vista

Por Kenneth McClintock
💬 0

La guillotina de las peticiones

Al mediodía de hoy viernes 31 de enero se troncharon las aspiraciones de varios hombres y mujeres que no pudieron alcanzar el número de peticiones requeridas por la Ley Electoral para poder figurar en papeleta para las primarias de sus respectivos partidos políticos. En algunos casos fue el más justo de los desenlaces, porque eran aspirantes que tenían muy poco apoyo y no merecían estar en la papeleta. En otros casos, desafortunadamente, fue una injusticia porque eran personas que sí tenían apoyo, podrían haber competido de buena lid en su primaria, pero no demostraron tener la capacidad organizacional para recoger y procesar los endosos.

A fin de cuentas, el mecanismo de peticiones de endoso es un invento del Estado para poder cerciorarse de que quienes pueblen las papeletas primaristas sean aspirantes con un apoyo razonable, para que no se dé lo que ocurrió en la pasada elección especial del PNP para llenar los escaños dejados vacantes por las senadoras Margarita Nolasco y Zoé Laboy, en que 16 candidatos aparecían en papeleta ya que no se requirieron peticiones de endoso.

En esa elección especial, en que se elegirían dos candidatos, solo seis candidatos obtuvieron 5% o más de los votos, ocho obtuvieron 3% o más de los sufragios y cuatro obtuvieron menos del 1% de los votos.  ¡Cinco de los candidatos no obtuvieron ni mil votos! Esos resultados demuestran que un filtro de endosos sí hacía falta.

Sin embargo, si es el Estado quien quiere establecer un filtro, debe ser el Estado y no los candidatos quienes pasen el trabajo.

Este año, ahora, todos los legisladores que han pasado el suplicio de hacerle el trabajo al gobierno de probar tener el apoyo mínimo para quedar encasillados en la papeleta deben legislar desde ahora, cuando tienen ese suplicio fresco en la mente, para que, de los comicios del 2024 en adelante, se libere a los candidatos del engorroso sistema de peticiones de endoso que ha sido casi igual desde hace décadas.

¿Cómo podría hacerse? Podría legislarse ahora para que en las primarias de 2024, un elector pueda ir a cualquier Junta de Inscripción Permanente, entrar a una pantalla digital y marcar los aspirantes que desee endosar. Una vez lo haga, sin llenar un papel, sin que el aspirante endosado tenga que procesar papeles ni nada, quede automáticamente endosado. La función del aspirante se limitaría a movilizar electores a las JIPs y el trabajo que hoy pasa el aspirante y gran parte del trabajo que hacen los validadores de la CEE se elimina.

Aspirantes sin apoyo quedarían fuera, pero aspirantes con apoyo, aunque carezcan de la maquinaria organizacional, entrarían a la papeleta para enfrentarse al escrutinio del pueblo.

Con esa idea, nutriríamos las papeletas primaristas con uno que otro aspirante que, en días como este viernes, se quedarían guillotinados, y fortaleceríamos la democracia.

Otras columnas de Kenneth McClintock

martes, 11 de febrero de 2020

“Bad timing” de la Junta de Supervisión Fiscal

El esfuerzo de la Junta de Supervisión Fiscal de recortar la nómina y el presupuesto de la Comisión Estatal de Elecciones se da en un mal momento, plantea Kenneth D. McClintock

lunes, 3 de febrero de 2020

El poder simbólico de Iowa

Kenneth McClintock comenta sobre el proceso de selección de los delegados que formarán parte de las convenciones de los partidos nacionales que renominarán a Donald Trump como candidato presidencial republicano

viernes, 31 de enero de 2020

La guillotina de las peticiones

Se debe legislar para liberar a los candidatos del engorroso sistema de peticiones de endoso que ha sido casi igual desde hace décadas, dice Kenneth D. McClintock

💬Ver 0 comentarios