William Félix

Tribuna Invitada

Por William Félix
💬 0

La hazaña de Raymond y sus riesgos físicos

Hace poco más de una semana tuve el privilegio de presenciar cómo el comediante Raymond Arrieta completó una caminata donde cruzó la isla de norte a sur bajo un sol incandescente y montañas empinadas. La distancia no mermó la emoción que se sentía a través de la pantalla chica. Fue un gesto noble que por 10 años ha contribuido grandemente al mantenimiento y progreso del Hospital Oncológico de Puerto Rico. La creciente comunidad Boricua aquí en Orlando, celebramos colectivamente la hazaña. Como puertorro, se me hinchó el pecho de orgullo; como médico, me preocupé bastante. Vi un hombre moderadamente deshidratado, con la piel quemada, emocionalmente drenado y sabe Dios qué más. Este “Vía Crucis” de nueve días repetido por los últimos 10 años, podría acarrear efectos a corto y a largo plazo en el cuerpo de Raymond. 

Cuando consideramos el factor ambiental en un evento de tal envergadura, tenemos que tomar en cuenta la temperatura y el grado de humedad. Ambos factores nos brindarán el “índice de calor”. Este concepto se define como la temperatura aparente que siente el cuerpo ante la interacción de ambos. A medida que aumenta este índice, la transpiración del cuerpo o sudor se verá comprometida y disminuirá. Esto ocasiona que los efectos refrescantes del sudor disminuyan conforme el grado de humedad incremente. Como consecuencia, el cuerpo no podrá enfriarse de manera natural. 

Un cuerpo prolongadamente “caliente” produce efectos catabólicos o destructivos a diversos tejidos y órganos. Por ejemplo, durante el proceso de destrucción muscular avanzada dada estas circunstancias, habrá un aumento en niveles de mioglobina en el cuerpo (proteína derivada del músculo degradado). En altas concentraciones, esta proteína resulta tóxica a los riñones. Ahora bien, conecten los puntos en esta secuencia de eventos y podrán concluir como este “efecto cascada” (además de la deshidratación) pudo afectar a Raymond diariamente. 

Me decía mi madre que después de los 40, todos los huesos duelen...No mentía. Entiendo Raymond es un poco mayor que yo. A estas alturas del juego se esperaría cierto grado de degeneración en las articulaciones que soportan el peso corporal (caderas, rodillas y tobillos). El grado de artritis varía y no necesariamente correlaciona directamente con la edad. Éstas condiciones también podrían exacerbarse agudamente con episodios de dolor en las coyunturas, ante el abuso físico en un período de tiempo relativamente corto. 

Me preocupa también el castigo que recibió su piel (por más bloqueador solar que se haya puesto). Existen diversos tipos de cáncer que afectan el sistema integumentario, siendo el melanoma uno de los más letales. Precisamente, una de las mayores predisposiciones para este tipo de cáncer es la exposición excesiva a la luz ultravioleta y nuevamente, contenido dentro de un periodo de tiempo corto. Esta caminata cumplió con esos requisitos. Raymond, visita un dermatólogo al menosuna vez al año por el resto de tu vida. ¡Vigila tu piel! 

Recuerda, tu proeza va más allá de la cantidad de pasos que distes. No solo levantas y honras a un hospital, también unes y sanas a un pueblo herido que se niega morir. Hermano, ahora descansa y cuídate mucho. Gracias por tanto. 

Otras columnas de William Félix

viernes, 31 de agosto de 2018

La venganza de los 2,975

El médico William Félix declara que la creciente diáspora boricua puede ser un arma en las elecciones, ante la negligencia que causó muertes tras el azote del huracán María

💬Ver 0 comentarios