Benjamín Torres Gotay

LAS COSAS POR SU NOMBRE

Por Benjamín Torres Gotay
💬 0

La hija del mar y el sol

Un par de semanas después del 20 de septiembre de 2017 (algunos recordarán lo que pasó en Puerto Rico ese día), conocí en el barrio Pezuelas de Lares a Daniel Soto, quien vivía solo con su padre, del mismo nombre. El hijo tiene 61 años; el padre, 92. A causa del huracán María, perdieron casi toda la casa, menos el cuarto pequeño, casi subterráneo, en el que estaban cuando los encontré.

El padre es no vidente y paciente de artritis y espasmos musculares. En aquellos días, recién había sido operado de úlceras en el estómago. También es asmático, lo cual obligaba a darle terapias respiratorias cuatro veces al día, con un aparato eléctrico. Cuando los conocí, el anciano estaba en la cama, pegado del aparato de las terapias. El hijo estaba a su lado, como un vigía.

Afuera del cuarto, la planta de la que dependía la vida de don Daniel bramaba y escopeteaba. “Todo mi día se va en conseguir la gasolina para poner a correr la planta”, me dijo el hijo.

En aquel cuarto oscuro, caluroso, atiborrado de cachivaches, medicamentos, aparatos médicos y ropa usada tendida, estaba pintada, en todos sus sobrecogedores matices, la dolorosa trama que vivió Puerto Rico en los días, semanas y meses después de María. La incertidumbre. El dolor. La incomunicación. Las vidas que se perdieron. Las otras que pendían de un hilo.

Casi todo, por no decir, todo, relacionado a la larga pesadilla que vivimos, y que, en la víspera ya de la próxima temporada de huracanes siguen viviendo unas 25,000 familias, por todo el tiempo que estuvimos sin energía eléctrica. Aquel día Puerto Rico fue desenchufado y fue arduo, tedioso, pletórico de contratiempos y de frustraciones, el proceso para que la isla fuera, calle a calle, iluminándose otra vez.

Así nos pasaron factura los años en que dejamos que la infraestructura se volviera decrépita mientras usábamos a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) para llenarles el buche a las colectividades y para darle trabajo a cuanto pariente y doliente de político hubiera por ahí.

El hartazgo de años con los abusos de la AEE llegó a su punto de ebullición en el trauma post-María. Poco faltó para que la gente saliera a la calle a celebrar y tirar petardos, a lo victoria de Mónica Puig, cuando el gobernador Ricardo Rosselló anunció que la privatizaba.

Entramos, entonces, en el ámbito de las elucubraciones. Imaginamos un mundo de muchas maneras perfecto, en que nunca más se volvía a ir la luz, que, de paso, era más barata y hasta alumbraba con más brillo que ahora.

A otros les brillaba la mirada, y les temblaba la voz de la emoción, hablando de un país con microrredes energizadas con sol, con energía limpia y económica producida en donde mismo se consumía, diseñada por las mismas comunidades, que la financiaban por medio de cooperativas. Imaginamos que la hija del mar y el sol iba a romper por fin la adicción a los combustibles fósiles, a aprovechar lo que Dios le dio y a desplegar sus alas en vuelo hacia un futuro con energía más limpia.

La realidad está asomando sus húmedas fauces. Existe todavía la posibilidad de que nuestro futuro energético sea el que merecemos y se ajuste a nuestra realidad geográfica y económica. Pero vamos a tener que lucharlo, y en condiciones de mucha desventaja, porque en el horizonte se están formando densos nubarrones de intereses bien pesados que, al parecer, tienen la idea, porque les conviene a ellos, de que Puerto Rico siga enlazado por el cuello a la dependencia de combustibles fósiles.

Hay disparos de varias direcciones.

El primero que al parecer anda con la vaina esa es, nada y nada menos, que Rob Bishop, el congresista de Utah que preside el Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes de EE.UU., que tiene jurisdicción sobre Puerto Rico. Bishop, autor de Promesa, anduvo en estos días por Puerto Rico vestido de oveja, sacudiendo en el aire hasta la carnada de la estadidad.

Todo indica que vino a tratar de pavimentar el ambiente en favor de intereses de la industria del gas natural, que junto a la del petróleo es por mucho la que más dinero le ha donado a sus campañas: $448,866 desde el 2001, según la organización Open Secrets, que monitorea la influencia del dinero en la política estadounidense.

En una conferencia de prensa aquí, dijo que quisiera ver en Puerto Rico “más puertos de gas natural” que podrían ser “estacionarios o de los que flotan”. Reconoció que ha estado hablando con compañías de gas natural en Washington y aderezó sus comentarios diciendo que ambiciona ver a Puerto Rico “como una especie de centro de energía de toda el área del Caribe”, como si a él tuviera que incumbirle, por la razón que fuera, lo que los boricuas queramos hacer con Puerto Rico.

Mientras tanto, el también congresista Don Young, otro viejo conocido nuestro, anda en estos días con un borrador de proyecto a cuestas pidiendo que el gobierno de EE.UU. se encargue de la privatización de la AEE. Asimismo, el Departamento de Energía federal se arrogó la prerrogativa de diseñar el sistema energético que necesitamos aquí, el cual pronto darán a conocer.

El gobernador Rosselló se opuso a ello diciendo que eso le corresponde a Puerto Rico, mientras anda marroneando a través de la Legislatura un proyecto de privatización que, por razones que nadie ha explicado con total claridad, y contra la oposición de prácticamente todo el mundo, no dispone ningún tipo de regulación para la empresa que quede a cargo del sistema.

Este panorama, francamente, es para estar muy asustado.

Vivimos tras María las terribles consecuencias de tener un sistema energético que no responde a nuestras realidades ni expectativas.

Ya que se va a rediseñar, tenemos una oportunidad única, irrepetible, que no volveremos a tener en mucho tiempo, de que se desarrolle un modelo que responda a las particularidades, necesidades e intereses de nuestras comunidades y que no nos obligue a seguir encadenados a fuentes de energía que tenemos que importar a un costo que nos endeuda y empobrece.

Siendo colonia y siendo pobres, podemos creer que estamos indefensos, que tenemos que tragarnos nos guste o no lo que intereses ajenos a nosotros decidan con la venia de los congresistas o funcionarios del ejecutivo estadounidense que, en virtud de la relación de subordinación que tenemos con Washington, son el verdadero poder aquí.

Pero no es así. No estamos indefensos. Piénsenlo y lo verán.

Otras columnas de Benjamín Torres Gotay

domingo, 16 de septiembre de 2018

El generoso corazón

Se lidió con él, con Donald Trump, como con un niño con rabieta cuando se le quiere dormir; se bajaron las luces, se habló bajito, se procuró que ninguna puerta fuera cerrada ni abierta, abruptamente. Se le trató como a una pieza de cerámica, con extrema delicadeza, midiendo el pulso cada vez que se le iba a tocar, ensayando donde se le iba a poner y poniéndola después, estudiando la dirección y el patrón de los vientos, no fuera a ser que una ráfaga inquieta la tumbara y la hiciera añicos.

domingo, 9 de septiembre de 2018

La fiebre anaranjada

El americano se acerca al espejo, quizás por accidente, quizás con aprensión, y lo que ve al otro lado es una cosa de espanto: hay un personaje de más de seis pies de estatura, torso ancho como de búfalo, pelo rojizo aupado en un elaborado peinado, la piel anaranjada como pintada con aerosol y una mirada dura, que parece que da latigazos.

viernes, 7 de septiembre de 2018

La reserva moral

El periodista Benjamín Torres Gotay elabora sobre el valor de la lucha contra el gasoducto, narrada en el libro de Arturo A. Massol Deyá

domingo, 2 de septiembre de 2018

Vivir al pie del volcán

Hubo una vez en que María no era María, sino un “sistema” que se formaba por las costas de África, una mancha, minúscula, en el infinito Atlántico, de por allá de donde antes vino la semilla de la bomba, la plena y el guagancó y hoy nos llegan desgracias atmosféricas. Al principio no le prestamos mucha atención, porque recién salíamos del trance de Irma, que nos había rozado y hecho sentir, por primera vez en varios años, el horrible aliento de un huracán.

💬Ver 0 comentarios