Karlo Malavé Llamas

Punto de vista

Por Karlo Malavé Llamas
💬 0

La ignorancia genera confianza

Más frecuentemente que el conocimiento, la ignorancia genera confianza; los que poco saben alcanzan conclusiones categóricas y sin fundamentos. Esto, planteado por Charles Darwin en 1871, explica claramente lo que vemos en los medios de comunicación en tiempos de COVID-19. Aunque, ciertamente, algunos medios difusores de información llevaban décadas sin contar con grupos nutridos de profesionales, informando al pueblo con datos certeros, robustos y verificados no es menos cierto que, tras de ellos, los hijos de Koalemos y los próximos residentes permanentes del quinto recinto del Malebolge se enmascaran.  

Los hijos de la personificación de la ignorancia [Koalemos] tienen nichos ubicuos, pero podemos reconocerlos si prestamos atención. Se congregan tras un computador o un teléfono inteligente y creyéndose eruditos comparten su inopia sapiencia con el universo virtual. Por otro lado, los políticos corruptos y futuros residentes del Malebolge, primer proyecto por lo que es conocido el “desarrollador” Dante Alighieri son más peligrosos. Estos cuentan con todas las características del primer grupo, pero se añade que tienen seguidores que ningún apólogo podría instruir. Esto debería hacerlos carentes de credibilidad. Pero se aprovechan de que sus escuchantes padecen de una razón esclava de la emoción. 

En el siglo 20 este fenómeno se explicó y actualmente se conoce como el efecto Dunning-Kruger. Este sesgo cognitivo explica cómo los individuos con parca pericia o conocimientos sufren de un sentimiento de superioridad ilusorio. Se consideran más inteligentes que personas más preparadas, sobreestimando sus habilidades.  Por otra parte, los individuos altamente cualificados tienden a subestimar su competencia relativa, dando por sentado, erróneamente, que las tareas que son fáciles para ellos también son fáciles para otros. Esto hace inefectiva la comunicación de riesgos entre las partes. Explicando, en tiempos de COVID19, ¿por qué la ciudadanía no entiende el sentido práctico del distanciamiento social? ¿Por qué no entienden la funcionalidad y limitaciones de los guantes y mascarillas? ¿Por qué el indocto es el informante por excelencia? Y, ¿por qué la ciudadanía no ve la importancia de las carreras STEM?

En tiempos de COVID-19 la alfabetización científica es la herramienta mitigatoria más importante con la que contamos. Esta herramienta nos otorga el conocimiento y la comprensión de los conceptos y procesos científicos necesarios para la toma de decisiones. Modo por el cual podemos encontrar respuestas a preguntas derivadas de la curiosidad sobre las experiencias cotidianas, dándonos la capacidad de describir, explicar y predecir fenómenos naturales. Así podemos leer con comprensión artículos sobre ciencia en la prensa popular y entablar una conversación social sobre la validez de las conclusiones. De este modo logramos identificar y compartir los problemas serios que subyacen a las decisiones nacionales y locales con posiciones que están informadas científicamente. Un ciudadano alfabetizado puede evaluar la calidad de la información científica y los métodos utilizados para generarla y tiene la capacidad de plantear y evaluar argumentos basados en evidencia y de aplicar las conclusiones de dichos argumentos de manera apropiada.  

Para evitar caer en el efecto Dunning-Kruger, propagar el desconocimiento y exigir de nuestros políticos y administradores un trabajo honorable, las personas pueden cuestionar honesta y rutinariamente su base de conocimientos y las conclusiones a las que llegan, en lugar de aceptarlas ciegamente. Recordemos que la confianza extrema podría ser un problema a la hora de la toma de decisiones; seamos escépticos de nuestras habilidades. También y siguiendo el método científico, podríamos escapar de la trampa buscando a otros cuya experiencia pueda ayudarnos a cubrir nuestros propios sesgos; recurramos a un colega o amigo para recibir asesoramiento o críticas constructivas. Por último, el continuar estudiando un tema específico también nos ayudará a enfocarnos; cometeremos menos errores, tomaremos mejores decisiones y aprenderemos más.

Otras columnas de Karlo Malavé Llamas

martes, 19 de mayo de 2020

Un lobo llamado sindemia

Durante la pandemia del COVID-19, el lobo que atisbamos es la inequidad con la que vivimos en la isla, si hablamos de determinantes sociales de la salud, dice Karlo Malavé Llamas

viernes, 8 de mayo de 2020

Responsabilidad mayor en tiempos de pandemia

Este momento nos demuestra que la educación de las próximas generaciones es una responsabilidad que debe tomarse con la mayor seriedad, escribe Karlo Malavé-Llamas

miércoles, 22 de abril de 2020

Héroes sin capas, ni antifaz en tiempos del COVID-19

Estos salubristas que hoy están liderando la lucha contra la pandemia son héroes sin capa y sin antifaz, que tuvieron la dicha de nacer en una época en la que se hablaba de la honra del trabajo, dice Karlo Malavé Llamas

💬Ver 0 comentarios