Priscilla López

Tribuna Invitada

Por Priscilla López
💬 0

La importancia de la tasación

En estos tiempos en los cuales la devaluación de las propiedades es una constante, conocer su valor antes de iniciar una transacción hipotecaria es fundamental para el comprador, vendedor y el banco.

La tasación es una opinión de valor de un inmueble que será utilizado como garantía en un préstamo hipotecario. Es preparada por un evaluador profesional, quien debe tener vigentes las licencias requeridas por el Gobierno. El costo fluctúa entre $225 a $450 dependiendo del tipo de propiedad. Debe ser pagada por el cliente como parte de sus gastos de cierre.

Mediante la tasación se determina la cantidad máxima a prestarse y la condición de la propiedad objeto de la transacción. Indica si la propiedad reúne los requisitos mínimos requeridos para calificar para un financiamiento. El tasador debe incluir en sus comentarios si hay elementos adversos que afectan negativamente su mercadeo, tales como construcciones ilegales o violaciones a ARPE (Administración de Reglamentos y Permisos).

Se solicita a través de la institución financiera y es analizada por uno de sus underwriters, quien se asegura de revisarla desde el punto de vista del financiamiento; es decir el valor debe apoyar la cantidad de préstamo a otorgarse.  La tasación debe estar libre de errores, sustentar el valor y cumplir con las guías del banco y los inversionistas que compran esas hipotecas.

En transacciones de compraventa recomendamos que antes de firmar el contrato o cualquier otro documento que lo comprometa legalmente lo revise bien y si tiene dudas, busque asesoramiento con su abogado o la institución bancaria de su preferencia.

Si todavía no tiene una tasación, incluya una cláusula indicando que el precio de venta se determinará a base de lo menor entre el precio de venta o valor de tasación.

Otras columnas de Priscilla López

💬Ver 0 comentarios