Mabel M. Figueroa Pérez

La tilde de Mabel

Por Mabel M. Figueroa Pérez
💬 0

¡La incompetencia nos viste de hastío!

Palabra: incompetencia

Significado: carencia de capacidad para hacer ciertas cosas, especialmente para realizar un trabajo u ocupar un puesto

Etimología: proviene del latín tardío relativus

Vivimos una epidemia de incompetencia… Es indignante. Es frustrante. Es irritante. 

Es injusto, muy injusto, y me siento hastiada.

No todos, pero creo que muchos concuerdan con esa mezcla explosiva de sentimientos tras ver las declaraciones del alcalde de Guánica, Santos Seda Nazario, clamando por los fondos que necesita para recoger los escombros de todas las estructuras colapsadas desde el 7 de enero pasado tras el terremoto de 6.4 grados y las subsecuentes réplicas que se han vivido, incluyendo el gran jamaqueón del sábado pasado, que nos recordó que allí siguen paseándose el dolor y la incertidumbre.

¡Han pasado cuatro meses, caramba! Eso se llama incompetencia con todas sus letras.

Y allí siguen las pilas de escombros. Saber que no se han destinado los fondos para demoler 429 estructuras y otras 1,371, que hay que tumbar parcialmente en ese municipio, es ofensivo. Ver al alcalde a punto de llorar de frustración por la gente que prometió proteger y ayudar, es vergonzoso. Y ver que ni siquiera en este tema hay una versión coherente es ya cansón.

El alcalde lanzó su llamado desesperante a la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) para que libere $50 millones que saldrían del Fondo de la Reserva de Emergencia para un plan de recuperación de los municipios afectados, que además de Guánica incluyen a Yauco, Guayanilla, Ponce y Peñuelas. No apuntó con su dedo a la gobernadora Wanda Vázquez, sino al ente impuesto por el Congreso para fiscalizar el uso de fondos públicos y pagar a los bonistas a los que le adeudan. 

Mire, son $10 millones menos que el presupuesto que se adjudica la JSF para imponernos planes de austeridad y para pagar salarios, como el de su directora ejecutiva Natalie Jaresko, a quien de seguro no le ha fallado su cheque de $50 mil mensuales que salen del bolsillo de todos nosotros los contribuyentes de un país en quiebra y pobre. Son menos de los más de $50 millones que la JSF ha llegado a desembolsar en gastos, como de asesores y abogados. 

La defensa del alcalde a Wanda fue tan contundente que daría la impresión de que allá en Fortaleza le echaban la culpa a la JSF.

Pero, entonces, la JSF de inmediato salió a defenderse y le tiró la papa caliente a la gobernadora, alegando que allá no les ha llegado el plan ni se les ha solicitado ese desembolso de dinero. Y que tampoco les han pedido nada sobre los daños del terremoto de 5.4 grados que todos sentimos con fuerza el sábado pasado y que sacó a flor de piel la vulnerabilidad que viven nuestros compueblanos en el suroeste.

¿Quién dice la verdad? En este punto,el horizonte está tan oscuro que no se sabe el día que se vive. Un paso pa’lante y tres pa’atrás.

Y no me digan que es que estamos en la pandemia del COVID-19 y eso tiene prioridad. No, ambas crisis tienen la misma prioridad.

Pónganse en lugar de todos ellos. Ver sus casas en el piso y no poder levantar otra estructura, porque el gobierno no asume su responsabilidad de levantar los pedazos de todos esos hogares en el piso para que todas esas familias recobren su vida y los municipios puedan recontruirse. Qué fácil es comunicarse entre todos y poner a correr ese plan lo antes posible.

¡Ya no aguantamos tanta incompetencia, improvisación y mentiras! ¡Hay que actuar! ¡Hay que dejar la incompetencia en estos momentos de tanta crisis! ¡Basta ya! 


Otras columnas de Mabel M. Figueroa Pérez

miércoles, 20 de mayo de 2020

Mis abuelos en tiempos de Wanda, Apex y Maldonado

Mis abuelos sembraron semillas de honestidad. Si aún estuvieran aquí, sufrirían por los profundos padecimientos de credibilidad y honradez que experimentamos en el aparato gubernamental, escribe Mabel Figueroa

jueves, 14 de mayo de 2020

¿Cuándo llegará el día de mi suerte?

Mayo ha resultado ser un mes de contradicciones arrebatadoras y revelaciones inquietantes y algunas hasta ridículas, de acuerdo con Mabel Figueroa Pérez

💬Ver 0 comentarios