Feygele Jacobs

Tribuna Invitada

Por Feygele Jacobs
💬 0

La inequidad en salud y el Zika

Mucho se ha dicho acerca de la importancia de los centros de salud primaria para proveer acceso y recursos de salud esenciales para las personas más vulnerables. Para un ejemplo, en primera instancia, debemos mirar hacia Puerto Rico, donde los centros de salud primaria están a la vanguardia en la lucha contra el Zika.

Con más de 80 establecimientos en toda la Isla, los centros de salud primaria en Puerto Rico sirvieron a casi 350,000 personas en el año 2015.

Aproximadamente, una de cada diez personas en la isla depende de los centros de salud primaria para su atención de salud, según un nuevo reporte de la Fundación para la Investigación Colaborativa de Salud Comunitaria Geiger Gibson/RCHN.

Sin embargo, los centros de salud primaria en Puerto Rico están enfrentando grandes retos como resultado de la alta necesidad de servicios, el deterioro general de la economía en medio de la crisis fiscal de la Isla y la falta de fondos.

Más del 75% de los pacientes en los centros de salud primaria en Puerto Rico están cubiertos por beneficios de salud pública, como Medicare y Medicaid, pero las tasas de reembolso son muy bajas en comparación con las de Estados Unidos. Además, el 12% no tiene plan médico y tampoco existen subsidios para la cobertura privada.

Aprovechando su función como proveedores de servicios esenciales para la comunidad local, los centros de salud primaria se han convertido en el “primer equipo de respuesta” en la lucha contra el Zika en Puerto Rico.

Los centros de salud primaria están trabajando en conjunto con otras agencias para realizar orientación y lograr alcance directo al público sobre los riesgos del Zika, y conectar a las personas con pruebas de diagnóstico, servicios de planificación familiar, anticonceptivos y tratamiento. La Asociación de Salud Primaria de Puerto Rico (ASPPR), que representa a los centros de salud primaria en la isla, está trabajando con el Departamento de Salud para desarrollar un plan estratégico que responda a la amenaza continua del Zika.

La Declaración Federal de Emergencia que permitió que más recursos fueran destinados a combatir el Zika localmente y el presupuesto federal subsiguiente aprobado por el Congreso el pasado septiembre proporcionó un poco de alivio. Pero las demoras al presupuesto ya han afectado a los servicios y la investigación médica.

Ahora, con la posible derogación de las disposiciones claves del “Acta Federal para el Cuidado Costeable de la Salud” (ACA, en inglés), más los cambios al Medicaid y otros programas federales vitales de salud, los centros de salud primaria en Puerto Rico y en Estados Unidos podrían enfrentar un ambiente de más incertidumbre fiscal y de escasez.

Para que los centros de salud primaria puedan seguir desempeñando un rol vital en la lucha contra el Zika y proteger la salud pública, deben tener el apoyo continuo a través del presupuesto y los reembolsos adecuados.

La salud de la Isla depende de ello.

Otras columnas de Feygele Jacobs

💬Ver 0 comentarios