José A. Franceschini Carlo

Punto de vista

Por José A. Franceschini Carlo
💬 0

La inestabilidad emocional de Trump ante la crisis

En esta crisis los gobernantes y líderes tienen que demostrar estar en control de sus emociones, independientemente de la situación, que sin duda nos afecta. En esta crisis he estado fuera de Puerto Rico por una situación personal, por lo que he tenido la oportunidad de estar viendo y escuchando a los líderes y gobernantes de Estados Unidos. 

Las personas que tienen problemas emocionales, en especial trastornos de personalidad, manifiestan más durante los momentos difíciles y estresantes las características de dicha personalidad. Peor aún, en una crisis severa se muestran sin un claro control o dirección. Eso es lo que le está pasando al presidente Trump. 

Antes de la crisis, Trump evidentemente no tenía idea de lo que nos íbamos a enfrentar y minimizó su impacto médico, social y económico. Cuando visitó el CDC, estando rodeado de científicos, dijo que por su inteligencia entiende toda la ciencia y pudo haber considerado ser un científico. Evidentemente, un comentario de una persona con características narcisistas. Llegó a decir que eran los demócratas que querían crear miedo, porque la economía era la mejor de la historia. En fin, no tenía idea de lo que se iba a enfrentar. De hecho, todavía no tiene idea, a pesar de que cree que está en control de la situación. Lo más terrible es que a este presidente no hay quien le haga entender que está equivocado. Su personalidad no le permite admitir estar equivocado, no importa lo mal que lo haga.

Trump dice todos los días una serie de números diferentes y habla sobre presidentes o dueños de compañías como si estos fueran los verdaderos héroes. Solo está preocupado por la economía y sus amigos del 1%, los que le ayudaron a llegar a la presidencia. Cuando algún periodista lo quiere confrontar con la realidad, se molesta e insulta con su contestación, lo cual es típico de una persona narcisista, que proyecta, niega, y distorsiona la realidad. Auguro en el presidente una crisis emocional cuando vea más de cerca la realidad. Esto está por ocurrir.

Lo lamentable es que con sus acciones está poniendo en riesgo la vida de miles de ciudadanos. El interés apremiante que tiene de regresar cuanto antes a la “normalidad” y que la economía despunte nuevamente le va a rebotar en la cara. 

Por otro lado, vemos a un gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, asumir un liderato impresionante ante la crisis actual. Una reacción a su realidad adecuada para el momento. Vemos cómo Cuomo, desde un principio, está diciendo exactamente lo que va a pasar, con una visión clara de futuro y preparando a todos los ciudadanos para lo que se van a enfrentar. Lo vemos molesto e indignado cuando tiene que estarlo, pero en control de sus emociones. Lo vemos con empatía hacia los más vulnerables. Una gran diferencia de liderazgo.

Las decisiones que Trump tome en Estados Unidos van a repercutir aquí, ya que nosotros estamos cerca. Nuestras acciones pueden ser más agresivas. Tener una persona no estable emocionalmente tomando unas decisiones que afectan su país, sin tomar en cuenta el criterio de los expertos, va a complicar a Puerto Rico y al mundo entero. 

Otras columnas de José A. Franceschini Carlo

martes, 28 de abril de 2020

¿Te casarías contigo mismo?

José Franceschini Carlo señala que cada cual debe identificar cuál es su propósito de vida

sábado, 29 de febrero de 2020

Inteligencia emocional para el cambio social

Tenemos que empezar a educar en inteligencia emocional y neurociencia del comportamiento para verdaderamente lograr cambios sociales significativos, escribe José Franceschini

💬Ver 0 comentarios