Melissa Marzán Rodríguez

Punto de vista

Por Melissa Marzán Rodríguez
💬 0

La información científica sobre COVID-19

Al momento de escribir esta columna, en uno de los bancos de datos de información científica más utilizados en el área de la salud, había 592 artículos publicados sobre COVID-19. Sin duda, el volumen de información, de carácter científico, disponible sobre este nuevo virus establece un record para una emergencia de salud pública de importancia internacional. Ahora bien, ¿Qué nos dicen los datos disponibles hasta hoy? Aquí un resumen.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta el 8 de marzo, había reportado: 105,586 casos a nivel mundial, donde 80,859 de esos casos son en China. 

La OMS publicó un informe sobre lo que han aprendido del COVID-19 en China. Las observaciones epidemiológicas se realizaron luego de evaluar 55,924 casos confirmados por laboratorio hasta el 20 de febrero de 2020. Sobre las características demográficas se estimó que la mediana de edad fue de 51 años, el 51.1% fueron hombres y el 77.8% de los casos confirmados se encontraba en el grupo de edad de 30-69 años. La tasa de incidencia más baja fue en menores de 18 años con 2.4% de los casos. 

En cuánto a la transmisión del virus, se estimó que una persona enferma tenía la capacidad de infectar de (R0) 2 a 2.5 personas. Los datos también sugieren que las medidas sanitarias, que incluyeron distanciamiento social, alrededor de Wuhan fueron efectivas para reducir la incidencia de casos y prevenir expansión del virus a otras regiones. Actualmente, la curva epidémica en China muestra una tendencia de disminución de casos. 

El periodo de incubación va en el rango de 1 a 14 días, con un promedio de 5 a 6 días. Los síntomas del COVID-19 presentada en estos casos confirmados fueron: fiebre (87.9%), tos seca (67.7%), fatiga (38.1%), producción de esputo (33.4%), dificultad para respirar (18.6%), dolor de garganta (13.9%), dolor de cabeza (13.6%), malestar general (14.8%), escalofríos (11.4%), nausea o vómitos (5.0%), congestión nasal (4.8%) y diarrea (3.7%). 

La mayoría de los casos se han recuperado y fueron clasificados como leve o moderado (80%). El 13.8% fue clasificado como casos severos y el 6.1% como casos críticos. Sobre la proporción de casos asintomáticos, es un evento que aún no queda claro, pero aparenta ser un evento raro y sin ser un mayor modo de transmisión. 

Las características con mayor probabilidad de complicaciones fueron: el grupo de edad mayor a 60 años y aquellos con condiciones crónicas como: hipertensión, diabetes, enfermedades cardiovasculares y respiratorias crónicas y cáncer. 

La tasa de letalidad cruda fue del 3.8%, esa tasa varia por regiones, en la región de origen fue de 5.8% y en otras regiones de China fue de 0.7%. Esas tasas fueron mayores al inicio de la epidemia, donde se llegó a estimar en 17.3%. La mortalidad aumenta con la edad, en dónde el grupo de edad de 80 años o más obtuvo la tasa de letalidad mayor (21.9%). 

Sobre la recuperación de los casos confirmados, en los casos clasificados como leve, el tiempo mediano fue de dos semanas. Para otras clasificaciones, el tiempo de recuperación es mayor. 

Actualmente, la incidencia de casos continúa disminuyendo en China. En el resto del mundo vemos cómo se comienzan a identificar los primeros casos y el manejo de brotes en algunas regiones de países como: Italia, Irán y Corea del Sur. Debe ser un escenario que se convierta más común en las próximas semanas para otros países. 

Uno de los mayores retos de este nuevo virus es el lograr una prueba diagnóstica que identifique apropiadamente aquellos con la enfermedad y que sea accesible. Igualmente, no hay un tratamiento especifico para COVID-19, pero se encuentra en evaluación posibles tratamientos para manejar la enfermedad. 

Aún nos queda mucho por conocer, pero sin duda, hoy tenemos más información disponible para tomar mejores decisiones y mitigar potenciales situaciones asociadas al COVID-19.

Lea: Puerto Rico ante la pandemia del COVID-19

Otras columnas de Melissa Marzán Rodríguez

miércoles, 26 de febrero de 2020

La crisis de credibilidad en la salud pública

Nos toca a todos hacer de este reto una oportunidad de retomar los valores de la salud pública como eje del modelo de salud de Puerto Rico, escribe Melissa Marzán Rodríguez

💬Ver 0 comentarios