Iván Garau Díaz

Tribuna Invitada

Por Iván Garau Díaz
💬 0

La ingratitud a las ayudas federales

La gran mayoría del país habló su profundo agradecimiento al Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump y al Congreso Federal por sustanciales ayudas monetarias y militares para revitalizar y construir un mejor Puerto Rico.

Los principales líderes políticos y religiosos aprendieron de la crisis que las ayudas federales son necesarias para nuestra salud, educación, seguridad y progreso.

Las acciones negativas y emotivas de fanáticos de un grupito seudo intelectual han rendido un deber con un pueblo unido lleno de aspiraciones de un nuevo Puerto Rico con igualdad de derechos de la ciudadanía americana.

Antes de los huracanes Irma y María el pueblo democráticamente con los votos eché del poder a la alianza popular - independentista por sus acciones negligentes e incumplimiento del deber que nos dejaron en quiebra financiera y operacional de los servicios esenciales.

Esa alianza separatista abogo por el retraimiento electoral para descolonizar a la Isla en junio de 2017.

Hoy, ante la crisis humanitaria guardan silencio que demuestra ingratitud a las ayudas federales.

Como sabemos, en Estados Unidos y Puerto Rico rige el dogma que el que no vota ha rendido un derecho y no puede reclamar resultados democráticos de su conducta anti social.

La unión comunitaria y la unión permanente con Estados Unidos es la respuesta inteligente y sensata a nuestros problemas para juntos superar la crisis y levantar el futuro.

La crisis que legó el huracán María aseguró mantener la comunidad unida bajo la igual ciudadanía americana. Trabajemos duro juntos para superar la crisis y construir un mejor Puerto Rico.

Unos pocos están poco dispuestos a unirse y no quieren admitir que de la igualdad de derechos de nuestra ciudadanía depende construir a Borinquen.

Estamos en una época que término el engaño del status colonial. Trabajemos fuerte para ayudar a las víctimas del desastre que no tienen vivienda, luz ni agua y muchos están enfermos.

El nuevo Puerto Rico merece salud y educación de excelencia igual para todos; vivienda segura y funcional; más y mejor energía eléctrica, agua potable y telecomunicaciones, pero sobre todo merece que continúe la libertad de expresión y asociación en un sistema democrático donde el voto manda.

Otras columnas de Iván Garau Díaz

💬Ver 0 comentarios