Rukmini Valle

Punto de Vista

Por Rukmini Valle
💬 0

La inspiración de Walter Mercado

Walter Mercado es un gran ser humano a quien todos queremos inmensamente.  Para mí fue una gran experiencia tener su amistad, una que duró más de treinta años.   

Walter era un gran profesional. Además de astrólogo fue un buen actor y bailarín. Muchos también recordamos a su pareja de baile, la gran Velda González de Modestti.  

Al mirar su trayectoria internacional, hoy reconocemos que también resultó provechosa para los que tuvieron la oportunidad de seguir sus consejos y disfrutar de sus conocimientos.

Sin embargo, detrás de esa trayectoria y gran éxito había una familia muy unida que siempre le dio apoyo y cariño: sus padres, sus hermanos y sobrinos.   Su mamá, Doña Aida, fue una dama muy alegre, muy chistosa, que animada relataba historias, anécdotas y curiosidades.   Su papá, Don Yiyo, fue un hombre muy inteligente y conversador, sencillo, una excelente persona.  

De esa gran familia emergió Walter. Era una persona muy culta y se podía hablar con él de todo… de los acontecimientos diarios internacionales, locales y. por supuesto, de lo que más le gustaba, como a mí, de astrología, esoterismo, Tarot y religiones. 

Walter se inclinaba al hinduismo, muy afín con Ganesh. De hecho, mi nombre, Rukmini, es hindú, el nombre de la esposa favorita de Krishna.

Su signo, Piscis, fue el que le dio la inclinación a la astrología y el misticismo y su ascendente en Aries, mucha fortaleza y energía, extremadamente necesarios en su profesión.

Compartir con él fue toda una experiencia.  Tuvimos muchas cosas en común, ser astrólogos, tener cápsulas de radio en varias estaciones fuera de Puerto Rico, escribir, de hecho, escribimos un libro también.  Hicimos un viaje a Panamá que fue una cosa espectacular, profesional y personalmente, iba también Willy Acosta, su mano derecha y sus pies, siempre pendiente que todo saliese bien.

Nunca le negó nada a nadie.   Sus consejos orientadores ayudaron a muchos.   Nunca le oí decir nada negativo ni hablaba mal de nadie.  

Walter ya estás con Doña Aida y Don Yiyo, que tienen que estar súper felices.   Por acá te extrañaremos y recordaremos, descansa, aprende más por allá, que ahora tienes el tiempo para hacerlo con calma.

Yo te digo, ya nos veremos, mientras tanto, se te sigue queriendo.  Ciao.

Otras columnas de Rukmini Valle

💬Ver 0 comentarios