Elizabeth Martínez

Punto de vista

Por Elizabeth Martínez
💬 0

La inteligencia emocional ante el #Yomequedoencasa

El #Yomequedoencasa ha sido un gran reto para todos, porque ha trastocado mucho más que nuestra distancia; ha alterado todos los componentes de nuestra vida.

Dentro de la inacción que implica quedarnos en casa, está implícita una acción. Esto, porque la emoción conlleva un impulso a una acción, como plantea Daniel Goleman en su libro Inteligencia Emocional.  Ante esta paradoja, el ser humano se convierte en su mejor o peor recurso. 

Es la inteligencia emocional, que se compone de autoconocimiento, empatía, autocontrol, motivación y habilidades sociales, lo que necesitamos para aplicar en el contexto actual. Autoconocernos nos ayudará a encontrar la manera de cómo estar mejor con nosotros mismos. La empatía permitirá la convivencia basada en respeto y consideración. Poder controlar nuestros impulsos y miedos propiciará un ambiente de paz y nos ayudará a mantener las medidas de seguridad en los niveles adecuados.  

Sin duda, ante esta realidad, mantener la motivación es un gran reto, especialmente para quienes han tenido que lidiar con la frustración de planes deshechos o metas tronchadas. Por ello, es necesario buscar la motivación intrínseca (la que viene del mismo individuo). Esta ayudará grandemente a mantener la conciencia de que podremos retomar nuestra vida, pero ahora es el momento de cuidar la vida misma.  

El nivel de inteligencia emocional será pieza clave para determinar nuestras acciones individuales, las cuales favorecerán o pondrán en riesgo nuestra seguridad y el bienestar social. Para saber cómo está tu inteligencia emocional, debes tomar en cuenta algunas claves que estableció Travis Bradberry: acoges cambios, tienes conciencia social, sabes decir no, aprendes de tus errores, sabes dar sin exigir nada a cambio, reconoces tus puntos fuertes y los débiles.

Desde tu hogar, o desde donde estés dando la batalla al coronavirus, este es un buen momento para usar, evaluar y procurar fortalecer nuestra inteligencia emocional. Y también, un momento invaluable para ayudar a nuestros hijos a desarrollarla y valorarla. Armémonos todos de esta poderosa arma. Será nuestra mejor aliada donde quiera que estemos y en cualquier situación, no importa cuán incierto parezca el futuro.   

Son tiempos para que todos pongamos a prueba nuestra inteligencia emocional, acogiendo los cambios de la manera más positiva posible. Esto pasará y sin duda, todos habremos crecido inmensamente, como individuos y como colectivo. Mientras, #Yomequedoencasa. 

Otras columnas de Elizabeth Martínez

💬Ver 0 comentarios