Gerardo A. Carlo-Altieri

Tribuna Invitada

Por Gerardo A. Carlo-Altieri
💬 0

La isla entre espada y pared

En una interesante conferencia sobre las lenguas mayas dictada por Zoraida Raimundez (doctorante Universidad Complutense) aprendí, que en estas lenguas antiguas los significados de dos palabras separadas (piedra y tierra) al combinarse, suelen cambiar su significado. 

La figura literaria de los vocablos mesoamericanos originales se llama un “difrasismo”. Aplicado a Puerto Rico, podría decirse que bajo el Título III de Promesa el pueblo se encuentra en un difrasismo tipo yucateco, entre “espada y pared”. Una figura que convierte dos o tres palabras inocuas a un significado distinto, que en el caso nuestro simboliza una especie de alta tensión jurídica. 

Un ejemplo surge de la opinión emitida por el Tribunal de Título III de Promesa el pasado viernes, donde se desestimó una demanda radicada por Aurelius Investments, LLC (“Aurelius”) que alegaba que los nombramientos a la Junta de Supervisión violan la cláusula de nombramientos de la Constitución de los Estados Unidos, que requiere que oficiales federales sean nominados por el presidente y confirmados por el Senado de los Estados Unidos. 

Esta decisión de la jueza Laura Taylor Swain importa, porque la acción pudo haber paralizado la protección que tiene Puerto Rico bajo Promesa, dando lugar a cobros y embargos por los bonistas de Puerto Rico. También dicha decisión puede inducir a enmiendas a la ley Promesa, luego de las vistas del Congreso señaladas.  

Además, cualquier controversia sobre la cláusula de nombramientos es un asunto que trasciende los parámetros territoriales de Puerto Rico y, por eso, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos estaría inclinado a expedir un auto de certiorari en una apelación. Y, la decisión en Aurelius sienta las bases para una desestimación del caso radicado por el gobernador contra la Junta, porque la jueza Taylor Swain decidió que la Junta no está sujeta a la cláusula de nombramientos de la Constitución, y que la Junta tiene el poder principal para la aprobación de los presupuestos. 

Aparte de esto, el gobernador alegó que la junta sobrepasó sus poderes al imponer política pública y utilizar el proceso de certificar presupuestos para derogar legislación de protección obrera, argumento que luego de Aurelius, tiene pocas probabilidades.  

Aunque a base de lo anterior, es muy posible que la jueza Taylor Swain decida que no tiene poder para revisar los presupuestos certificados por la Junta. Sin embargo, en la aprobación del Plan de Ajuste al final del caso, el Tribunal podría pasar juicio sobre la validez de los planes fiscales y de los presupuestos. 

Simultaneo a la opinión en Aurelius, el Court of Federal Claims (CFC) en Washington, que tiene pendiente una demanda de algunos bonistas de Puerto Rico, decidió mantener en suspenso y no desestimar la demanda de los bonistas contra el gobierno federal, hasta tanto todos los casos adversarios de Promesa pendientes ante la jueza Taylor Swain se decidan. 

El asunto se complica porque la opinión del CFC asume que la Junta de Supervisión creada bajo Promesa es una entidad federal, contrario a lo dicho por la jueza Taylor Swain en Aurelius, conflicto que tendrá que resolverse ante uno de los circuitos federales de apelación y quizás llegue hasta el Tribunal Supremo de los Estados Unidos. 

Luego de la decisión del CFC y acercándose el tiempo para radicar los planes de ajuste, se espera que la jueza Taylor Swain adelante la resolución de todos los litigios pendientes, ya que resulta necesario finalizarlos antes de confirmarse un plan de ajuste. Asunto que se complica por las tardanzas usuales en las apelaciones y la decisión reciente del CFC.

Estimo que la decisión en Aurelius será apelada, pero hay que tener en cuenta que la misma se basa en los poderes omnímodos y decimonónicos del Congreso sobre los territorios según la doctrina infame de los Casos Insulares, teoría desprestigiada por los académicos puros, pero que desgraciadamente los tribunales apelativos y el Supremo todavía mantienen. 

Otras columnas de Gerardo A. Carlo-Altieri

sábado, 1 de septiembre de 2018

Bernstein y la Promesa de la isla

El exjuez Gerardo A. Carlo señala que la investigación sobre la deuda concluye que la crisis se debe en gran parte a que los gobernantes locales no crearon nuevos modelos económicos de largo término al finalizar las exenciones contributivas en 2006

lunes, 13 de agosto de 2018

Poderes compartidos bajo Promesa

El exjuez Gerardo A. Carlo-Altieri indica que el Tribunal de Promesa ha expresado que ni el gobierno, la Legislatura ni Junta tienen “todas las cartas en sus manos”

lunes, 6 de agosto de 2018

¿Quién pagará el “lunch” en la AEE?

El exjuez Gerardo A. Carlo Altieri expresa que cualquier acuerdo consensual envía un mensaje de cordura a los mercados de crédito y al Congreso, cuyo liderato ha expresado su frustración por la cantidad de litigios creados por Promesa, la falta de negociación y por la politización de la AEE

💬Ver 0 comentarios