Luis M. Baquero Rosas

Tribuna Invitada

Por Luis M. Baquero Rosas
💬 0

La isla invisible

Se informó recientemente que Puerto Rico no será incluido en el Reporte de Competitividad Global 2016 preparado por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés). Muy pocas personas se han preguntado qué impacto tiene para nuestro país la exclusión de dicho reporte.

Esta decisión de excluirnos refleja dos problemas de la economía puertorriqueña: primero, la inexistencia de un sistema de recolección, manejo, análisis y divulgación de información estadística, económica y social para ser utilizadas por los acreedores, el Gobierno federal y las entidades internacionales, y segundo, evidencia la poca participación y la exclusión de Puerto Rico en los principales reportes de alcance global de las organizaciones internacionales.

En la actualidad, no estamos incluidos en reportes anuales que documenten nuestra situación económica. Estos reportes incluyen todos los países de América Latina, exceptuando Cuba. Mencionaremos la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Mundial (BM), CAFTA-RD y TLCAN y Dimensiones Culturales-Hofstede, entre otros órganos.

Ser excluido del Índice de Competitividad Global 2016 es un golpe duro para nuestra economía, que ocupa la posición número 32 (en el 2015), la más competitiva de América Latina por los pasados tres años, sobre Chile (la 33), Costa Rica (55), México (91), República Dominicana (101) y Argentina (104).

Nuestra maltrecha economía que busca atraer inversión directas en el exterior y que ha logrado despertar el interés de empresas de la industria aeronáutica y biotecnología globales no debe estar fuera de estos reportes. Ser presentados en forma general y limitada en los reportes mundiales nos convierte en una isla invisible, lo que no evidencia nuestra capacidad competitiva y no documenta la urgencia de País para lograr reposicionarnos en la aldea global como una economía en recuperación, competitiva y abierta a la llegada de inversión foránea.

Otras columnas de Luis M. Baquero Rosas

💬Ver 0 comentarios