Luis Alberto Ferré Rangel

600 palabras

Por Luis Alberto Ferré Rangel
💬 0

La isla que se repite

“El Caribe se desborda con creces en su propio mar”.

(Antonio Benítez Rojo)

Si algo nos une a los puertorriqueños con el resto del Caribe —aparte de nuestra música, nuestra comida, nuestro mestizaje, y nuestro pasado y presente colonial— es ese bello mar que nos rodea.

En el mundo de la post guerra fría y de cambio climático, la zona del Caribe se ha convertido en un epicentro de experimentación en resiliencia, sustentabilidad y sostenibilidad.

Hay dos buenas noticias en ello para nosotros los puertorriqueños. Primero, que somos caribeños, aunque por momentos se nos olvide. Segundo, que el Caribe es nuestra escala, social, geográfica, económica y cultural.

Ello se hizo evidente hace dos semanas, cuando expertos de la región y de Estados Unidos fueron convocados a San Juan de Puerto Rico por la Fundación Clinton.

Por tres días se discutieron los avances en resiliencia, sustentabilidad y sostenibilidad en los temas de salud, educación, economía y energía. Puerto Rico, Islas Vírgenes Británicas y Estadounidenses, Antigua, Dominica y Barbuda, Barbados y Haití compartieron sus experiencias en la recuperación y transformación de sus islas post huracanes y terremotos.

La presidenta de Barbados, Mia Mottley, lo resumió de una manera sencillamente magistral en la plenaria de cierre que le ganó un sonoro aplauso, cuando dijo: “Sencillamente tenemos que hablar más. Tenemos que hablar más entre los países, entre las islas”. Por un momento, en ese aplauso, fuimos todos caribeños.

La isla que se repite. El título le será familiar a muchos, y teoría del escritor (y mi profesor) Antonio Benítez Rojo, se me hacía patentemente clara mientras moderaba, durante la actividad de la Fundación Clinton, un panel sobre el tema de financiamiento alternativo para pequeñas y medianas empresas, un asunto altamente técnico que traté de aterrizar para todos los invitados, caribeños.

Un Caribe que se desconoce y se conoce a la vez, que se encuentra y se desencuentra. Un Caribe que se mueve del centro a la periferia y de la periferia al centro. Un Caribe soñado y real. Un mar que nos une y nos separa. La isla que se repite. La “Isla Grande” y la “Isla Nena”, todos somos Puerto Rico, ¿no?

Entonces en ese ir y venir de nuestra marea histórica, de conquistas y colonizaciones, de esclavitudes físicas y mentales, de liberaciones y reafirmaciones, de destrucciones y reconstrucciones, pequeñas naciones estado como Dominica logran crecimientos económicos sorprendentes luego de una destrucción total de su economía.

Qué tenemos que aprender de Dominica. Mucho, muchísimo. En el Cuarto Informe de Cambio Climático, se dedica todo un capítulo a Puerto Rico y el Caribe: “Los conocimientos compartidos, la colaboración en la investigación y el monitoreo y la capacidad institucional de adaptación sostenible pueden apoyar y acelerar la recuperación en casos de desastre, reducir la pérdida de vidas, mejorar la seguridad alimenticia y mejorar las oportunidades económicas. La expansión de la cooperación regional y la formación de alianzas más sólidas en el Caribe pueden ampliar la capacidad colectiva de la región para lograr acciones efectivas que fortalezcan la resiliencia al cambio climático, reduzcan la vulnerabilidad ante los acontecimientos extremos y ayuden en las tareas de recuperación”. En mi video-podcast de hoy abundamos sobre este informe.

Sin embargo, ya la transformación de Puerto Rico comenzó desde tierra adentro con el Josco Bravo, desde la urbanidad capitalina con Muuaaa Design Studio y desde nuestra resiliencia costera con PECES. ¿No los conoce? Pues, búsquelos, apóyelos y aprendamos de ellos. Y como ellos, cientos más.

Esa es nuestra escala, esas son nuestras soluciones. De Puerto Rico al Caribe y para el mundo.

Otras columnas de Luis Alberto Ferré Rangel

domingo, 13 de octubre de 2019

Zonas de oportunidad

Desde el paso del huracán María y el verano del ´19, está ocurriendo un alineamiento importante entre los ciudadanos y ciudadanas ante la urgencia de las necesidades de nuestras comunidades y el fracaso del Estado en atenderlas, dice Luis A. Ferré Rangel

domingo, 29 de septiembre de 2019

Greta

Junto a Greta, en Puerto Rico, también nacían en 2003 los hijos de María que durante el verano del 19 sacarían la cara por todos nosotros. Marcharon nuevamente la semana pasada frente al capitolio, mientras Greta se las cantaba a todos en Nueva York, dice Luis A. Ferré Rangel

💬Ver 0 comentarios