José A. Hernández Mayoral

Tribuna Invitada

Por José A. Hernández Mayoral
💬 0

La Junta de Supervisión Fiscal y las JIPs

La Junta de Supervisión Fiscal (JSF) ha recomendado que la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) reduzca operaciones en años no electorales y ahora resulta que la manera de atender el problema es añadiéndole cosas que hacer.

Para los que estudian el comportamiento de las burocracias este es un momento para deleitarse. Aquí verán como la CEE y todos los que en ella orbitan levantan todas sus defensas y despliegan todas las técnicas para intentar protegerse en contra de este ataque a su existencia.

Lo fácil sería criticar a la JSF diciendo que no tiene porque meterse con nuestro sistema electoral. Pero es imposible evadir los méritos de su recomendación de que la CEE necesita reforma. Es de los planteamientos más lógicos e incontrovertibles que ha hecho.

Todos aceptan que en las Juntas de Inscripción Permanente (JIPs) de la CEE no ocurre nada durante tres años y medio (cuidado si más) pues inscribirse para votar no tiene urgencia, a menos que la elección sea la semana próxima, y como podemos dejarlo para mañana no hay porque hacerlo hoy. Desde que acaba la elección general hasta mayo del próximo año electoral no hay que tener esos centros de inscripción abiertos. Lo lógico sería eliminarlos, pero como la burocracia no opera así, busca cómo perpetuarse.

La primera técnica de supervivencia es redefinir el problema desde la óptica de una solución que los acomode. Así, el problema lo definen como falta de tarea, para lo que la solución es ampliar los servicios. Entiendo que no se refieren a añadirle servicios que ya dan otras agencias del gobierno u otra división de la CEE pues eso sería crear duplicidad y, por ende, sustituir un problema por otro. Tendrían que ser servicios nuevos que el gobierno no da. Pronto, supongo, usted podrá ir a la JIP más cercana para que le cojan un ruedo o le arreglen el reloj.

En el mundo de la burocracia, si usted deja correr por un rato una propuesta como esa de ampliar servicios, pronto le llega un reclamo de también ampliar su presupuesto y, por supuesto, el personal necesario para dar los servicios adicionales. Rápido olvidan que el verdadero problema de fondo es de fondos. Que lo que nos trajo al tema es que no hay dinero suficiente por lo que es necesario recortar gastos. Y habiéndose identificado un gasto que es a todas luces innecesario, la solución no puede ser buscar cómo hacerlo necesario y hasta más costoso.

La segunda técnica de supervivencia siempre es la traba procesal: hay que estudiar el problema, lo cual conlleva como primer paso decidir cómo se va a estudiar el problema, lo que a su vez requiere nombrar una comisión para que someta propuestas y un comité para que las evalúe. Así se alargan las cosas hasta que nos olvidamos del asunto y aquí no ha pasado nada.

La JSF le puso un plazo de 90 días al gobierno para responder a la recomendación. Ya verán que la respuesta va a ser por esa línea: dirán que es buena idea y que han creado una comisiónpara que recomiende.

Esta es una oportunidad única para observar cómo se comportan los del Partido Independentista Puertorriqueño. Ellos se la pasan diciendo que el gobierno es un batatal de populares y penepés. Hasta ahora ha pasado mayormente desapercibido que en la CEE y en todas sus JIPs ellos tienen huerto propio. Ahora que los toca, a que lo defienden.

Que venga la reforma y se elimine la grasa que hay ahí. El gobernador, que es dado a lo tecnológico, aquí tiene que ver las grandes oportunidades de modernización que hay.

Otras columnas de José A. Hernández Mayoral

viernes, 24 de mayo de 2019

La Junta, los pensionados y la estadidad

El licenciado José A. Hernández Mayoral señala que la JSF está obligada por la Ley Promesa a indagar sobre el impacto que todo estatuto aprobado tendría en los gastos y recaudos del gobierno, incluyendo una ley de plebiscito

💬Ver 0 comentarios