Jorge Farinacci Fernós

Tribuna Invitada

Por Jorge Farinacci Fernós
💬 0

La Junta no es tu aliada

Existen tres razones principales para oponerse a la Junta de Control Fiscal.

La primera debería ser la menos controversial y es una objeción democrática a la existencia misma de un ente que nos gobierna, pero por el cual nadie votó. Es decir, porque creemos que un gobierno solamente es legítimo mediante el consentimiento de los gobernados. Si creemos en la democracia, la existencia de una Junta impuesta, no electa y que no rinde cuentas al Pueblo debería ser universalmente rechazada. Apoyar la Junta es apoyar una dictadura.

No deja de sorprender que una mayoría de las personas que se identifican con el Partido Nuevo Progresista, según la Encuesta de El Nuevo Día, apoye la Junta. Ello es irónico, pues ha sido este sector el que ha utilizado la retórica de los derechos civiles y las libertades democráticas que ofrece la bandera estadounidense. No se puede ser estadista y pro-Junta a la misma vez.

La segunda razón para oponerse a la Junta es por su agenda neoliberal y pro-austeridad. ¿Acaso la Junta no traería fondos federales para mejorar la economía o metería presos a todos los corruptos? No. Lo único que la Junta ha impulsado son recortes, dolor, austeridad y pobreza. Si eres maestro, empleado en la empresa privada o estudiante universitario, la Junta no es tu aliada.

La tercera razón es por su naturaleza colonial. Se trata de un argumento del independentismo. Pero igual de malo y dictatorial sería una Junta criolla. Además, por los últimos 20 años, los gobiernos del Partido Popular Democrático y el PNP han estado implementando las mismas políticas de austeridad: Ley 7, IVU, Ley 66, recortes al Retiro, aumentos de peajes y matrícula, etc.

La naturaleza anti-democrática y colonial de la Junta se sabía desde la campaña electoral, pero los candidatos que se opusieron a la Junta no llegaron al 3%. El pueblo votó por candidatos pro-Junta. Tal parece que el elemento decisivo que ha cambiado la opinión pública en tan solo 6 meses ha sido la segunda razón que hemos mencionado: la naturaleza cruel e injusta de las medidas de la Junta. La Junta vino a defender a los bonistas, no al pueblo; a los ricos, no a los pobres. Pero aún no es tarde. Razones hay demás para oponerse, desde el anti-colonialismo, la defensa de la democracia o una visión más solidaria y equitativa de país. Sea cual sea tu razón, el llamado es a luchar.

Otras columnas de Jorge Farinacci Fernós

miércoles, 10 de octubre de 2018

Un mundo al revés

El abogado Jorge Farinacci reflexiona sobre los gérmenes de una crisis en la que prima el odio en vez de la inclusión y el individualismo antes que la comunidad

martes, 28 de agosto de 2018

El extremismo de centro en el debate relevante

El licenciado Jorge Farinacci sugiere cautela con las posiciones de centro al debatir y proponer alternativas en asuntos políticos, económicos, sociales o culturales

💬Ver 0 comentarios