José A. Hernández Mayoral

Tribuna Invitada

Por José A. Hernández Mayoral
💬 0

La Junta sí puede reducir jornada

El gobernador Ricardo Rosselló está errado cuando dice que la Junta de Supervisión Fiscal solo le puede recomendar, no requerir, una reducción de la jornada laboral.

Rosselló se ampara en la sección 205 de la ley PROMESA. Pero esa sección no aplica aquí. Hay que entender el contexto y las circunstancias en que se da esta discusión.

La Junta no plantea la reducción de jornada por capricho. Sus miembros lo que miran es el flujo de caja y si lo estiman necesario exigen que se modifique el rumbo de las cosas con tiempo suficiente para evitar que el gobierno se quede sin dinero.

Como la situación es crítica, no puede haber margen para el error. Por lo tanto, reclaman medidas con efectos ciertos e inmediatos.

La reducción de jornada es una medida de esa índole pues se sabe con razonable certeza el ahorro inmediato que genera, aunque podamos debatir sus efectos secundarios (económicos y sociales). Serían entre 35 y 40 millones de dólares mensuales.

El gobernador Rosselló se opone a la reducción de jornada diciendo que el peso de los recortes no debe caer sobre los que denomina “los más vulnerables” (categoría movediza o elástica pues ahí mete también a los pensionados y me sospecho que la lista se irá ampliando).

Desde una óptica social su argumento no es malo. Perder cuatro días de ingresos al mes los empleados del ejecutivo y dos los maestros causará una estrechez que para algunos provocará la insolvencia.

Pero lo más importante aquí es percatarnos que Rosselló no cuestiona que existe el problema de liquidez y que es necesario instrumentar una corrección para evitar un cierre del gobierno más tarde en este mismo año.

Rosselló contrapropuso alternativas que quizá funcionen (ojalá) pero que dependen de muchos supuestos y por tanto carecen de la certeza que el momento requiere.

La Junta, que viene diciendo que el riesgo es demasiado grande para proceder con especulaciones, le aprobó el Plan Fiscal incorporándole la posible reducción de jornada de no darse dos condiciones: la creación de una reserva de $200 millones y la implantación de planes para el “right-sizing” o medidas de reducción de gastos que provean la certeza que se busca.

La sección 205 de la ley PROMESA dispone que la Junta puede hacer recomendaciones para asegurar cumplimiento con el Plan Fiscal y provee un proceso para su manejo.

Recomendaciones al fin, el gobernador determina si las acoge o no. Si acoge alguna recomendación, tiene que someter un plan para su implantación. Si la rechaza tiene que someter una explicación al presidente y al Congreso.

Pero la Junta no exigiría que se active la reducción de jornada como una recomendación hecha bajo la sección 205. Sería como resultado de una determinación de que no se han dado las condiciones a las que el gobernador consintió para lograr la aprobación del Plan Fiscal.

El costo político de la reducción de jornada es tan grande que en realidad “los más vulnerables” son los líderes del Partido Nuevo Progresista.

Debemos suponer que trabajan noche y día para cumplir con las condiciones que acordaron con la Junta. Ya supuestamente se creó la reserva de los $200 millones. Al momento de escribir esta columna le faltaba cumplir la del plan de “right-sizing” que es la más difícil.

Si al final del día no se da la reducción de la jornada laboral, no será porque el gobernador Rosselló y la legislatura se le cuadraron a la Junta. Esa es la apariencia que quieren dar.

Si la evitan es porque hicieron lo que la Junta les requirió para cumplir con las condiciones que acordaron.

Otras columnas de José A. Hernández Mayoral

miércoles, 22 de agosto de 2018

No están a la altura del PPD

El licenciado José Alfredo Hernández Mayoral destaca que el pueblo sabe lo que es el PPD, contrario a algunos de sus líderes

💬Ver 0 comentarios