Solangie Pagán

Punto de Vista

Por Solangie Pagán
💬 0

La lactancia en tiempos de grandes retos

Ya conocemos sobre la pandemia causada por el COVID-19 y como está afectando la salud de los seres humanos. Es por tal razón, que debemos continuar promoviendo la lactancia materna en la población. Si eres una mamá que te encuentras próxima a parir, te exhorto a que busques orientación. 

Sin embargo, si estas comenzando en el proceso de lactar o estás ya lactando, continúa haciéndolo. La leche materna le provee al recién nacido la protección necesaria contra numerosas infecciones respiratorias. Debemos recordar que el sistema de defensa del bebé es inmaduro, pero puede ir aumentando su fortaleza con las defensas que mamá produce y pasa a través de la lactancia.

¿Qué sucede si la mamá contrae COVID-19? ¿Puede lactar a su bebé? 

La Organización Mundial de la Salud recomienda que se puede continuar con la lactancia si la mamá así lo desea. Pero es sumamente importante seguir las siguientes recomendaciones sugeridas por la organización: lavado de manos antes y después de tocar al bebé, uso de mascarilla y limpiar todas las superficies que haya tocado. Mientras no esté lactando debe mantener los seis pies de distancia sugeridos por los 14 días de cuarentena o hasta que la prueba de mamá salga negativa. 

¿Qué sucede si mamá se encuentra demasiado enferma, es hospitalizada o por recomendación médica debe separarse del bebé? Existen las alternativas como extraerse la leche y ofrecérsela al bebé, en vasito, cuchara o botella. Más adelante la mamá puede iniciar la relactancia (proceso donde mamá consigue recuperar la producción de leche materna luego de que se había suspendido o disminuido). Pero para esto necesita la orientación de especialistas en lactancia materna.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades indica que, hasta el momento, se desconoce si una madre con COVID-19 puede transmitir el virus a través de la leche materna. Pero, aun así, reconoce la beneficiosa aportación que tiene la lactancia para los bebés y que existen muy raras excepciones en las que no se recomienda lactar.

La familia lactante debe permanecer en resguardo en su hogar como lo han indicado las instituciones de salud y gubernamentales. La madre debe mantenerse bien alimentada, descansada, hidratada y siguiendo todas las precauciones para prevenir el contagio a los demás miembros. Es buena idea colocar en un área visible el número telefónico del médico de la mamá, el pediatra, los hospitales cercanos y los servicios de ambulancias por cualquier situación o duda que pueda surgir. 

Existen organizaciones como La Liga de la Leche con sus consejeras, educadoras en lactancia, profesionales de la enfermería y pediatras que orientan sobre lactancia. Una búsqueda por internet puede ayudar a dar con ellos en el caso de que estén buscando recursos educativos. Contar con un familiar que les ayude en este proceso es muy apreciado pues en ocasiones es agotador. Pero siempre observando las medidas de prevención de la infección.

La lactancia materna es un vínculo importante entre mamá y bebé. No tan solo es la oportunidad de éste recibir la alimentación y protección perfecta, si no el momento de ambos ir conociéndose y formando una hermosa unión. 


Otras columnas de Solangie Pagán

💬Ver 0 comentarios