Esteban Pagán Rivera

Prórroga

Por Esteban Pagán Rivera
💬 0

La leyenda de Keylor Navas tuvo su capítulo en Bayamón

El 23 de septiembre de 2009, alrededor de 3,000 personas se dieron cita al estadio Juan Ramón Loubriel para ver un partido de la Liga de Campeones de la Concacaf entre los Islanders y el Deportivo Saprissa de Costa Rica.

Pocos hubieran imaginado en ese momento que en el césped del Loubriel estaba quien sería uno de los mejores futbolistas —y deportistas— en la historia de la región centroamericana, a la que estamos hermanados por idioma, costumbres y cercanía.

En la portería del Saprissa estaba un joven arquero de 22 años llamado Keylor Navas, quien ya abría ojos como titular de la selección de Costa Rica.

Cubrí ese partido en el Loubriel, y en mi reseña destaqué cómo los Islanders fueron el equipo más agresivo en la segunda mitad, pero fueron frenados por las “espectaculares atajadas” de Navas. Ese partido terminó con pizarra de 1-1.

Casi nueve años han pasado desde esa noche, y Navas ha continuado su vertiginoso ascenso —acentuado por un maravilloso Mundial en el 2014— hasta convertirse hoy en uno de los mejores porteros del mundo, y una de las razones principales por las que el Real Madrid está en su tercera final consecutiva de Champions League.

La prensa española cayó de rodillas ante Navas el pasado martes, cuando el tico volvió a salvar al Real Madrid ante el asedio del Bayern Múnich en el partido de vuelta de su semifinal. El juego terminó 2-2, resultado que le valió al Madrid su clasificación a la final. El diario deportivo Marca lo tildó de “San Keylor”, el mismo medio que ha promovido un cambio en la portería merengue a favor del español David de Gea.

Una de las mayores virtudes de Navas, y que hace que sea un futbolista respetados por todos, es su humildad. El Madrid es uno de esos clubes que amas u odias, y así es con la mayoría de sus futbolistas. Pero no Keylor, quien ha sabido mantenerse callado ante las críticas, muchas veces inmerecidas. El tico solo sale a jugar y realizar magia en la portería. Incluso, supo dejar atrás ese amargo episodio de septiembre 2015, cuando el Madrid intentó traspasarlo al Manchester United en el último día del mercado de fichajes.

Callado y centrado en lo suyo, Navas se convirtió en el primer centroamericano en jugar una final de Liga de Campeones en el 2016, la primera de dos corridas que ganó. Y el próximo 26 de mayo, en Kiev, el tico intentará agrandar su leyenda.

Otras columnas de Esteban Pagán Rivera

jueves, 15 de noviembre de 2018

A proteger nuestro béisbol como si fuera un monumento

Hace unos días comencé la lectura del libro Clemente, en la víspera de la gloria que publicó Néstor Duprey el año pasado. Es un libro diferente a los que ya se han escrito de Clemente, pues se enfoca en esa temporada de 1970-1971 de la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico (hoy Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente o LBPRC) en la que el astro de los Piratas de Pittsburgh dirigió a los Senadores de San Juan.

💬Ver 0 comentarios