Rafael Cox Alomar

Punto de vista

Por Rafael Cox Alomar
💬 0

La línea de sucesión de la gobernación

El país amaneció hoy al filo de un desesperante compás de espera. 

¿Y por qué tanta espera?

Por una de dos razones. 

O el gobernador decidió encarar el proceso de residenciamiento hasta sus últimas consecuencias o se le trancó el bolo a la línea de sucesión. 

En las últimas horas ha salido a relucir todo un universo de opiniones legales con respecto al escabroso, pero pertinente, asunto de la sucesión constitucional.

Nuestra Constitución, como ya hemos advertido, no provee para un vicegobernador electo por el voto directo del pueblo que asuma la gobernación en caso de vacante permanente por renuncia o residenciamiento. 

Las secciones 7, 8 y 9 del artículo 4 de la Constitución, no obstante, establecen que el sucesor constitucional del gobernador es el secretario de Estado. 

¿Y qué pasa si ambas posiciones quedan vacantes al mismo tiempo?

Previendo tal situación, los delegados a la Convención Constituyente dejaron en las manos de la Asamblea Legislativa la autoridad para delimitar la sucesión en caso de vacante simultánea en La Fortaleza y el Departamento de Estado. 

Fiel al mandato constitucional (véase el texto de la sección 8 del artículo 4), la legislatura de Puerto Rico pasó la ley 7 de 24 de julio de 1952, según enmendada. 

Allí se establece, de forma explícita, que si surgieran simultáneamente vacantes absolutas en ambas posiciones, el orden sucesoral se decantaría en el siguiente orden: por los titulares de Justicia, Hacienda, Educación, Trabajo y Recursos Humanos, Transportación y Obras Públicas, Desarrollo Económico y Comercio, Salud y Agricultura. 

La sucesión de ninguno de ellos sería automática, toda vez que la ley 7 requiere que para advenir a la gobernación deberán cumplir con los requisitos de edad, ciudadanía y residencia que el propio texto constitucional requiere del gobernador (35 años de edad, ciudadano americano y ciudadano y residente bona fide de Puerto Rico durante los cinco años previos a su juramentación).

De lo anterior se desprende que si el gobernador renuncia sin llenar la vacante en la Secretaría de Estado, entonces sería la secretaria de Justicia quien accedería a la gobernación, y estaría obligada a servir a menos que renuncie a su posición en el gabinete. Si la licenciada Wanda Vázquez dimitiera a su cargo, entonces la máxima magistratura del país recaería sobre el secretario de Educación, ya que el de Hacienda no cumple con el requisito de la edad mínima de 35 años (conforme la sección 3 del artículo 4). 

Y así sucesivamente.

Algunas voces, equivocadamente, han llegado a invocar el mecanismo de elección especial al que hace mención la sección 9 del artículo 4. Tal mecanismo, aunque idóneo, no es de aplicación a esta coyuntura. Solo está disponible en caso de que las vacantes permanentes surjan al inicio del cuatrienio, antes de que la Asamblea Legislativa se haya reunido en su primera sesión ordinaria.     

La salida a esta crisis tiene que darse dentro del cauce constitucional que tenemos hoy, es decir conforme lo establecido en la Constitución y en la ley 7. De más está decir, que el gobernador tiene la obligación legal de asegurar la estabilidad del orden sucesoral. Hacer lo contrario, manipular y entorpecer (como a todas luces aparenta estar haciendo) constituye una violación adicional a su obligación constitucional de hacer cumplir fielmente la Constitución y las leyes.

Otras columnas de Rafael Cox Alomar

miércoles, 15 de enero de 2020

Entre el “impeachment” y Iowa

Mitch McConnell, en un arranque de temeridad y politiquería, pretende celebrar el juicio a Trump sin testigos, dice Rafael Cox Alomar

lunes, 13 de enero de 2020

La iglesia ante el Supremo

El licenciado Rafael Cox Alomar comenta la posición del procurador general de Estados Unidos en el caso Acevedo Feliciano v. Iglesia Católica

viernes, 13 de diciembre de 2019

El desafío británico

Gran Bretaña anda dando tumbos en estos días, aún aturdida por la colosal pérdida de su vasto imperio e influencia global, ambivalente sobre su propia identidad y debatiéndose entre sus lealtades continentales y transatlánticas, dice Rafael Cox Alomar

miércoles, 11 de diciembre de 2019

Aníbal: una candidatura necesaria

Su capacidad intelectual, su sagacidad política, su experiencia gubernamental, sus relaciones en Washington y su valentía personal lo colocan muy por encima del resto de políticos que hoy militan dentro y fuera del PPD, afirma Rafael Cox Alomar

💬Ver 0 comentarios