Carlos Rosa Rosa

Periodista

Por Carlos Rosa Rosa
💬 0

La "locura" de enfrentarse a Manu Ginóbili

Era su primera experiencia con el Equipo Nacional. John Holland tenía 23 años y acababa de culminar su elegibilidad en el baloncesto colegial con Boston College. Se jugaba el torneo Preolímpico de 2011 en la ciudad Mar del Plata, en Argentina, y Puerto Rico enfrentaba al anfitrión en la ronda inicial con el escolta como el jugador número 12 en el elenco.

El entusiasmo en el coliseo era monumental ante la participación del combinado albiceleste ante su fanaticada en un evento de envergadura por primera vez desde su medalla de plata en el Mundial de Indianápolis 2002; el oro en las Olimpiadas de Atenas 2004; y el bronce en los Juegos de Pekín 2008. Era una fiesta para la conocida Generación Dorada con sus múltiples estrellas sobre el tabloncillo. Y sin duda, la figura principal era Manu Ginóbili, una estrella en la NBA con los Spurs de San Antonio.

Y allí en el banco boricua, Holland disfrutaba del espectáculo sin pensar en la posibilidad de entrar al tabloncillo hasta que aconteció lo inesperado para él. El dirigente Flor Meléndez lo llamó para que entrara a la acción con una asignación en específico: defender a Ginóbili.

Fue un momento de ensueño para el jugador de ascendencia puertorriqueña. De ver por televisión a uno de los jugadores más excitantes en la NBA, a tenerlo cara a cara con la responsabilidad de limitarlo en sus ataques al canasto. Era una tarea complicada. Holland, con su habilidad atlética, hizo un trabajo adecuado. Nunca olvidará esa experiencia, ahora que el astro argentino acaba de anunciar su retiro de la NBA.

“Fue una locura”, recordó Holland en pasados días. “Fue la primera vez que enfrenté a una verdadera estrella de la NBA. Fue especial”, añadió.

En lo personal, fue un privilegio ver en cancha a la máxima figura del baloncesto latinoamericano, quien siempre defendió los colores de su país con entrega y pasión.

Lo vi comportarse como todo un profesional dentro y fuera de la cancha. Así que como para Holland fue “especial” enfrentarse a Ginóbili, también para nuestra generación también fue “especial” ser testigo de la grandeza de Ginóbili sobre el tabloncillo de la NBA e internacional.

Otras columnas de Carlos Rosa Rosa

sábado, 13 de abril de 2019

El silencio de Fernando Quiñones

Ayer al cierre de esta edición, Quiñones aún no había resuelto el caso del exjugador del Equipo Nacional, tras una suspensión de 10 partidos y una multa de $8,000 emitida por el oficial examinador y vicepresidente del organismo, Lee Sepulvado, al confirmar que Arroyo violó el tope salarial de $120,000 cuando militaba con los Cangrejeros de Santurce. Eso aconteció el pasado 14 de marzo. Cuatro días después el abogado del canastero, José “Picky” Servera, sometió una reconsideración ante el presidente de la liga.

sábado, 6 de abril de 2019

José Ponce: una máquina de hits en el Béisbol Doble A

Hubo otro jugador que siempre me llamó la atención y aún continúa activo en la llamada pelota dominguera: José Ponce. Tenía ocho años cuando Ponce debutó en la Doble A con los Atenienses de Manatí en 1986. Jugaba en la intermedia y era primer bate. Era flaco y bajo de estatura, pero parecía batear con el madero más grande de su equipo. Año tras año lo veía repartir líneas para todos lados. Y cada vez que consumía un turno en la caja de bateadores, en la parte superior de las gradas del parque “Cheo” López, comenzaban las apuestas entre fanáticos de los Arenosos y de los Atenienses. ¿Hit o out? ¿Alguien lo poncharía? Y en la mayoría de las veces, los seguidores visitantes salían sonrientes del parque, gracias a la producción de Ponce. Creo que fue el bateador más difícil de ponchar que vi durante dos décadas en la sección Norte. Era una máquina de hits. En 13 de sus 34 temporadas bateó .340 o más. Y hoy día sigue en uniforme porque está a las puertas de convertirse en apenas el tercer jugador en la historia de

sábado, 30 de marzo de 2019

El Copur debe esconder el mollero esta vez

En pasados días, el dirigente del seleccionado adulto, Eddie Casiano, le dijo a El Nuevo Día que no descartaba la posibilidad de llevar un equipo B a la justa panamericana, ya que la fecha del torneo masculino Lima, seguramente, confligirá con la celebración de un fogueo en Europa con miras a la Copa Mundial de China, que arrancará el 31 de agosto. En efecto, la competencia en los Panamericanos culminará el 10 de agosto, cuando un cuadrangular de exhibición se estaría efectuando en un país europeo. La Federación ha ido llevando el mensaje al Copur —luego de un cambio en la fecha de la competencia en Lima— y allí parecen estar conscientes de la situación. Lo creo así por las recientes expresiones del director del Departamento de Alto Rendimiento del Copur, Jaime Lamboy, a este medio al reconocer que los planes de la Federación habían cambiado con la nueva fecha del torneo masculino para los Panamericanos, y que ellos estaban abiertos a evaluar otra propuesta para Lima.

💬Ver 0 comentarios