Félix Jiménez

Buscapié

Por Félix Jiménez
💬 0

La luz llega o no llega

Mi amigo Alberto me dijo que anoche tocó la luz. Que la tocó. No un candelabro ni unas velas, no algo parecido. La luz. Tocó la luz.

El sueño, la imaginación, el delirio de Alberto es comprensible, hasta imaginable. Tocar lo que falta, tocar lo que se quiere ver, sentir, oler hasta el cansancio. Materializarla. Tocar la luz.

El pequeño y grande delirio de Alberto entró por teléfono en una de las pocas llamadas que entran en estos días. No se veía su cara, no se podía estudiar cuál era su gesto. Pero las palabras, la sorpresa, la emoción de Alberto que entraba por el teléfono era tan constatable y creíble que la creí. La creí sin más.

Alberto anoche vio la luz.

Esa noche dormir fue difícil porque ansiar algo - que llegue la luz- y saber que eso que te han dicho y te han asegurado en voz convencida no puede ser, es cosa mala. No se puede tocar la luz, y sin embargo me lo jura Alberto. Él lo hizo anoche.

Tantas veces hemos escuchado y sabemos que la energía eléctrica se crea y se consume al instante, inmediatamente. Que nadie la puede guardar para más tarde, para el momento apropiado. La luz llega al momento, o no llega. La luz es el instante de su creación.

Pero la llamada que entró anoche comenzó a materializar ese cuerpo de la luz que no se tiene. Comenzó y no terminó de mostrarme que los sueños de alguien o algo ausente trastocan la vida y la posibilidad de entender el presente con su ausencia. La luz no está pero en su breve llamada Alberto me ha iniciado en ese sueño que a lo mejor no era cierto pero a lo mejor sí. Tocar algo que no existe y que quizás por un tiempo no llegue.

Tocar las sombras de luz.

Otras columnas de Félix Jiménez

sábado, 23 de marzo de 2019

Infancias

El escritor Félix Jiménez reflexiona sobre las infancias de otras generaciones y las que viven hoy niños expuestos a la miseria, a la separación de sus padres en la frontera y otras penurias del nuevo siglo

viernes, 15 de marzo de 2019

Cajitas de magia

El escritor Félix Jiménez expone que las ilusiones perdidas tienen una larga media vida, y la pena que sigue es imposible de calibrar

sábado, 23 de febrero de 2019

La islita bonita

Félix Jiménez relata la dura cotidianidad de un viequense, quien al igual que el resto de los moradores de las islas municipio, está a merced de la incertidumbre de una lancha para moverse y sobrevivir

sábado, 9 de febrero de 2019

El curioso ombligo

Félix Jiménez reflexiona sobre el desinterés por conocer y entender lo que se vive hoy en países cercanos y distantes

💬Ver 0 comentarios