Joel Acevedo

Tribuna Invitada

Por Joel Acevedo
💬 0

La memoria después de los 35

Hace poco tomaba un café con un amigo y me contaba que había decidido estudiar para obtener una certificación especializada en su trabajo, pero se le hacía difícil concentrarse y memorizar el material de estudio. Teorizaba que su edad era el problema principal. Cuando le pregunté cuántos años tenía me respondió 41.

¡Ajá, 41! Así mismo reaccioné, al igual que probablemente usted que lo lee en este instante. Aunque parece bastante absurda su teorización, en parte tiene razón. A continuación, les explico.

Resulta que los estudios en neurociencias muestran como nuestra corteza pre frontal termina de madurar entre los 25 y 35 años de edad. Claro, sabemos que hay dos o tres súper humanos que nunca maduran, pero la regla general va entre esas edades. Dicen los expertos del condicionamiento físico que nuestro metabolismo va disminuyendo con la edad y concuerda con el estado de satisfacción y zona de “confort” en el que entra el cerebro humano alcanzados los 35 años. La realidad es que muchos de nosotros hemos experimentado dicha zona.

Al estar en ese proceso comenzamos a pensar en muchas cosas que no hemos alcanzado, a interesarnos por temas que muchas veces no tienen respuestas e incluso a minar nuestras mentes con recuerdos que no aportan nada positivo. Imagine que su computadora la siente lenta y tiene que esperar demasiado para poder abrir un documento. Si eres de los que tienen 15 ó 20 “tabs” abiertos en el “browser”, al igual que varios “softwares”, te darás cuenta de que la memoria de la computadora disminuye. De la misma manera, la memoria humana desacelera porque le estás enviando demasiados datos a la misma vez, más de los que puede procesar. Para que se puedan aprender cosas nuevas es necesario eliminar esas cargas innecesarias de nuestra mente.

Una vez hayas salido de las cargas en exceso, es hora de expandir tu mente. Comienza por retar tu cerebro con cosas cotidianas como utilizar la mano que no dominas para realizar tareas. También experimenta acudiendo a lugares que nunca has visitado o aprende un nuevo idioma.


Otras columnas de Joel Acevedo

viernes, 14 de junio de 2019

Temporal déficit de atención

El profesor Joel Acevedo Nieto argumenta sobre circunstancias en las que el déficit de atención en los niños podría ser temporero

miércoles, 1 de mayo de 2019

Cerebros presos de un sistema rígido

El profesor Joel Acevedo plantea la necesidad de flexibilidad en el sistema público de enseñanza para atender adecuadamente a estudiante con dislexia y otras condiciones

miércoles, 24 de abril de 2019

Estilos de aprendizaje

El profesor Joel Acevedo destaca que hoy es más viable identificar las habilidades y los estilos de aprendizaje de cada niño para potenciar las áreas que requieren mayor esfuerzo

viernes, 29 de marzo de 2019

La metodología STEM en la isla

El profesor Joel Acevedo sugiere mayor uso en el país de la metodología de STEM, vinculada a la integración de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas en la enseñanza

💬Ver 0 comentarios