Aníbal Feliciano Rivera

Tribuna Invitada

Por Aníbal Feliciano Rivera
💬 0

La movida de Cristina Kirchner

La expresidenta de la Argentina Cristina Kirchner anunció recientemente su intención de aspirar a la vicepresidencia del país en los venideros comicios electorales, a celebrarse el próximo octubre.

Su movida estratégica nadie la esperaba ni en la Argentina ni en la región. Todo apuntaba a que aspiraría a la presidencia nuevamente, toda vez que sus índices de popularidad ascendían vigorosamente en las encuestas. A su vez, difunde que quien aspiraría a la presidencia de la nación será Alberto Fernández, un funcionario destacado durante la presidencia de Néstor Kirchner en los tiempos más difíciles de la historia reciente de Argentina. El país estaba sumido en la cesación de pagos “Default” al borde de la quiebra.

Esta semana la expresidenta enfrenta proceso judicial por presuntos actos de corrupción y asociación ilícita. El juicio se produce a días de que Cristina Kirchner hiciera el anuncio político, lo cual sorprendió a los argentinos y a la región por sus implicaciones en los organismos regionales e internacionales. Similar guión de “judicialización” política la sucedida en Brasil donde el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva se mantenía líder indiscutible en las tendencias electorales de cara a las presidenciales del 2018. No obstante, al conocer de antemano el libreto, hábilmente Cristina Kirchner optó por la vicepresidencia, sin que necesariamente el proceso judicial que se lleva cabo, afecte la candidatura presidencial e incluso haya la posibilidad que la fortalezca.

El gobierno del presidente Mauricio Macri tiene muy bajos índices de popularidad. Al mandatario se le acusa de endeudar a Argentina a niveles vertiginosos en los mercados internacionales, superiores a los del 2001, lo que ha desencadenado en profunda crisis. Se han implantado medidas de austeridad sumamente onerosas. Hay altos niveles de desempleo y encarecimiento de servicios esenciales. Todo propicia hoy una situación económica precaria.

El candidato Alberto Hernández es un experimentado dirigente, jefe de gabinete en el gobierno de Néstor Kirchner en años de deuda externa significativa e inestabilidad social y política debido a la aguda crisis. Al cabo de unos años de la gestión de Néstor Kirchner y su gobierno, el país mejoró su crecimiento, negoció la deuda y cumplió con sus obligaciones en los mercados internacionales. Las condiciones actuales no son tan diferentes a las de aquel entonces. El candidato anunciado por la expresidenta Cristina a la presidencia ya tuvo que negociar y enfrentar al FMI y los acreedores internacionales.

Entanto, más allá de lo que ocurra en el plano judicial, en el escenario político, el juicio a la candidatura presidencial será en las elecciones de octubre para Alberto Fernández y no para Cristina, como todos esperaban debido a sus altos índices de popularidad. Aquí se perfila todo lo contrario a lo ocurrido en Brasil donde Lula da Silva tenía la intención de aspirar a la presidencia con la mayor intención del voto, pero se vio imposibilitado por el proceso judicial en su contra. En este caso, la movida de Kirchner fue astuta y nadie la venía venir en esta partida.

Otras columnas de Aníbal Feliciano Rivera

💬Ver 0 comentarios