Astrid E. Santiago Orria

Punto de Vista

Por Astrid E. Santiago Orria
💬 0

La música como antídoto

La Real Academia Española define música como el arte de combinar los sonidos de la voz humana o de los instrumentos, o de unos y otros a la vez, de suerte que produzcan deleite, conmoviendo la sensibilidad, ya sea alegre o tristemente.  

Entonces, ¿por qué la música es vida? Partimos de la certeza que el ser humano es cuerpo, mente, alma y espíritu.  Por lo que es necesario reconocer que la música es un tipo de lenguaje encaminado a comunicar, evocar y reforzar diversas emociones en nuestra vida. 

Las emociones pueden ser positivas o negativas y con distinta intensidad. La respuesta emotiva depende del conocimiento y las experiencias previas de cada individuo.  En algunas investigaciones se concluye que cuando la música es placentera para quien la escucha se activan en nuestro organismo diversos sistemas, como son: el nervioso, circulatorio, muscular y respiratorio.

Algunos piensan que cantar es solo para profesionales, sin embargo, los terapeutas musicales nos hablan que todos y todas tenemos un historial musical, o sea que todos podemos cantar. Eso sí, para cantar, o hacer cualquier otra cosa debemos tener la certeza de que lo podemos hacer, tenemos que reconocer que lo haremos, lo hacemos y lo logramos porque creemos en nosotros mismos. 

La música es utilizada como parte integral en la reminiscencia.  La reminiscencia musical implica compartir recuerdos y reflexionar sobre el pasado utilizando la música e incluir imágenes. La técnica incluye historia de vida (recopilar eventos más significativos de la persona a lo largo de su vida y complementarlo con fotografías, nota o pequeños textos que expliquen cada momento), línea de tiempo (relacionar las experiencias personales con el contexto y ubicarlas), caja de recuerdos (recopilar objetos significativos para la persona como lo son las fotografías, los recortes de prensa y la música).  

Con la reminiscencia musical trabajamos la memoria remota y la historia de vida que incluye: infancia, hogar, familia, vida laboral, vida amorosa, vacaciones y modas, entre otras.  A través de la música

1. Se estimula la atención, el lenguaje expresivo y comprensivo.

2. Se crean acciones en las personas.

3. Ayuda a mantener nuestra identidad personal.

4. Facilita las relaciones interpersonales y la comunicación presencial y no presencial.

5. Mejora el sentido de pertenencia.

6. Permite identificar y expresar nuestras pasiones, lo que nos motiva y lo que nos detiene.

7. Confronta y reconoce nuestros sentimientos, emociones o pensamientos.

Les invito a identificar, escuchar y cantar diariamente dos canciones. A diario varios artistas se han dedicado a deleitarnos con conciertos improvisados desde sus hogares, aprovecha los mismos, conéctate y comienza a cantar. Hacer esto les permitirá mantener el control de usted mismo, mantener su mente ocupada en algo de bienestar y mantenerse activo. 

Otras columnas de Astrid E. Santiago Orria

💬Ver 0 comentarios