José Humberto Rivera Madera

Tribuna Invitada

Por José Humberto Rivera Madera
💬 0

La noche de anoche en el PPD

Anoche en el Comité del  Partido Popular Democrático en Puerta de Tierra, quedó demostrado el valor de la comunicación efectiva cuando se persigue un bien común. Gracias a todas las partes por el desprendimiento y la disposición a escuchar y analizar fuera de apasionamientos, al menos a la gran mayoría de los que estuvieron allí presentes. 

Nos toca ahora hacer un compromiso con el país de marcar diferencias y volver a la esencia de lo que convocó a aquellos hombres, en aquellos tiempos, para salir adelante. El compromiso tiene que ser total y sin excusas, y el bienestar de todos se debe sobreponer siempre sobre cualquier otra consideración o aspiración personal. Hay que dejar atrás a quienes decidan seguir intentando crear desasosiego respondiendo solamente a sus intereses.

Para volver a tener la confianza del pueblo y la de un sector joven y creciente en la sociedad puertorriqueña, el mensaje que les ofrezcamos tiene que estar a tono con las necesidades y los retos que nos presentan los tiempos. Estamos obligados a comenzar ese mensaje con un examen de conciencia y una aceptación de que, aunque no somos iguales al Partido Nuevo Progresista, también nos hemos alejado de lo que el país espera de nosotros. 

Solo aceptando nuestras culpas comenzaremos a recuperar la confianza perdida. Tenemos que reconocer nuestros errores para jamás repetirlos y presentarle al país un proyecto creíble y bien pensado que recoja sus aspiraciones. 

Si en este esfuerzo hay quienes persisten en ser obstáculo en vez de puente, que se queden en el lado incorrecto de la historia. Que sepan que los tiempos de 2008, donde se secuestraba al PPD en el tercer piso para que abogados de defensa nos dijeran qué teníamos que decirle al electorado terminaron. Aquellos tiempos, en los que se anteponían los intereses personales y se dejaba esperando a los alcaldes populares en una casa en Fajardo para no escucharlos, no pueden volver a ocurrir. Que gobiernos del PPD de 2000 a 2008 contribuyeron a la deuda emitida en bonos y que hoy no podemos tratar de hablar de alejarse de Puerto Rico cuando gran parte de ese alejamiento se dio durante un tiempo que hoy se pretende obviar como si nunca hubiera ocurrido para tratar de capitalizar sobre el descontento del pueblo. 

Si realmente aprendimos algo anoche, es que aunque haya diferencias que muchas veces parecen ser insalvables, la voluntad de crear un mejor Puerto Rico es más grande, al menos la voluntad de la mayoría de los que estuvieron allí. Que se puede construir desde la diversidad de pensamientos si se tiene siempre presente la meta y se sobrepone la razón al individualismo. 

Aprovechemos el momento para crear, para crecer. Necesitamos preparar las bases de la promesa un gobierno nuevo y diferente. Uno en el que cada sector de la sociedad puertorriqueña esté representado y no sean los de arriba los que tomen decisiones que solo sufren los de abajo. 

Vamos a las comunidades a escucharlas para entender sin excusas sus necesidades y aspiraciones de vida. Que sean los que están más cerca de la necesidad, los que estén más cerca del gobierno.

La invitación al trabajo y a la conversación clara, comprometida y sincera está hecha. Estamos convocados a no repetir nuestros errores. Tenemos las manos llenas de responsabilidad patria; no le volvamos a fallar nunca a Puerto Rico.

Otras columnas de José Humberto Rivera Madera

💬Ver 0 comentarios