Luigi González Laboy

Punto de vista

Por Luigi González Laboy
💬 0

La nueva norma mundial para el viajero aéreo

Me quito el sombrero ante la iniciativa que tomó el gobierno de Puerto Rico al imponer la cuarentena, “lockdown” o toque de queda a mediados de marzo y de implementar controles en el aeropuerto una vez los viajeros aterrizan en la isla, requiriendo pruebas del virus mediante un “rapid test”. La prensa ha comunicado que más de 100 pasajeros que han llegado al aeropuerto han arrojado positivo ante la prueba. 

Es natural que antes de que tengamos una cura para este virus, la gente va a comenzar a viajar, por la naturaleza del proceso que dará paso a más apertura de la economía. No obstante, mi lógica me dice que los viajeros deberían de hacerse la prueba “rapid test” antes de embarcar en un viaje aéreo. ¿Por qué te vas a montar en un avión si acabas de arrojar positivo ante el virus? Estás poniendo en peligro la vida de los pasajeros, tripulantes y del destino hacia donde te diriges. “It's like a walking bomb”, ¿no?  

Luego del 9-11 la manera de viajar cambió drásticamente y nos trastocó a todos por igual.  Ahora es el COVID-19 y debemos adaptarnos para poder acercarnos a una vida más normal.  ¿Por qué la FAA va a permitir que alguien positivo se pueda montar en un avión? Hay que ir minimizando la exposición del contagio y evitar la importación de este. Con este protocolo no vamos a lograr contenerlo al 100%, pero de seguro podemos aportar a minimizar la importación, exposición y el contagio un poco más cuando viajemos. 

Desde el inicio del “lockdown” ha quedado demostrado que uno de los mayores impedimentos para realizar una apertura gradual de la economía es la falta de controles y protocolos en los aeropuertos.  Luego de consultar con profesionales de la salud para encontrar medidas para minimizar el contagio a la vez que se va flexibilizando la apertura económica, propongo que la FAA y el Departamento de Salud estadounidense les exijan a todos los viajeros un “rapid test” con vigencia de no más de dos días previo a realizar su viaje, ya bien sea doméstico o internacional. De esta manera queda claro que, al obtener un resultado positivo en tu prueba, procederías a hacer una cuarentena. Luego, una vez obtengas una prueba con resultado negativo podrías continuar con tus planes de viaje. 

La intención de esta propuesta proactiva pretende requerir de manera obligatoria la realización de un “rapid test” de por lo menos 48 horas previo al vuelo pautado del viajero. Medidas parecidas ya existen, como las de ciertas vacunaciones que son hoy día requisito mandatorio para poder viajar a ciertos países.  

Sería responsabilidad del personal del aeropuerto, líneas aéreas o de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) que, cuando al viajero se le requiere presentar sus credenciales para entrar en la zona del “checkpoint” que también presente el resultado de dicha prueba, asegurandoque la misma tenga un resultado negativo y que la fecha de esta no sea de más de 48 horas previa al vuelo. La iniciativa es minimizar el riesgo de contagios importados.    

Otras columnas de Luigi González Laboy

💬Ver 0 comentarios