Carl Soderberg

Tribuna Invitada

Por Carl Soderberg
💬 0

La nueva realidad climática

M uchas personas asocian al cambio climático con el aumento de temperatura del planeta, derretimiento del hielo en los polos, la contracción de glaciales, el aumento del nivel del mar debido a los acontecimientos antes descritos y la posible desaparición del oso polar.

Sin embargo, están ajenos al impacto del cambio climático sobre los recursos de agua en Puerto Rico.

El cambio climático se manifestará, y en algunos casos ya se está manifestando, de la siguiente manera en Puerto Rico:

• Merma en la lluvia. En un evento científico de las Antillas angloparlantes presentaron los resultados de un estudio que pronostican una merma de 20%.

• Cuando llueva, lloverá a cántaros.

• Aumentará el nivel del mar.

• Aumentará la temperatura.

• Aumentará la frecuencia e intensidad de episodios de sequía extrema.

• Aumentará la frecuencia de episodios de nubes de polvo del desierto de Sahara.

• Aumentará la frecuencia de incendios forestales y de pastizales.

Cada una de estas manifestaciones impactará a los recursos hídricos de nuestra isla.

La merma pronosticada de lluvia será nuestro nuevo clima normal. No estamos hablando de un episodio de sequía. En vez de tener 72 pulgadas de lluvia al año tendremos 58 pulgadas. Tenemos pues que implantar medidas para compensar esa merma. Podemos comenzar aprovechando fuentes alternas como la cosecha de agua de lluvia y la reutilización de aguas residuales tratadas, y reduciendo la demanda con el programa de conservación de EPA WaterSense.

El aumento del nivel del mar, que ya está registrado para Puerto Rico en las estaciones del Viejo San Juan y la Parguera, incrementará la entrada de agua de mar a nuestros acuíferos. Esto provocará el cierre de pozos de la AAA y privados que estén ubicados desde la costa a tres millas tierra adentro. Debido a la sobre extracción de agua subterránea, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales oficialmente decretó que los acuíferos del sur están en una situación crítica e implantaron una veda de hincado de pozos adicionales y una veda en el aumento de la tasa de extracción. Otras medidas vienen de camino. La merma de lluvia propiciará una mayor penetración de agua salada a los acuíferos.

El aumento en temperatura que ya ha sido registrado a nivel mundial, aumentará la demanda de agua para los cultivos agrícolas, campos de golf, pastizales para ganado, y sistemas de enfriamiento de edificios comerciales e institucionales. Además, incrementará la evaporación en nuestros embalses.

Las lluvias intensas causarán mayor erosión y arrastre de sedimentos. Por lo tanto, se reducirá aún más la capacidad de almacenamiento de agua en los embalses. Esta situación anula la alternativa de almacenar agua durante los cortos, pero intensos episodios de lluvia, para suplir agua durante las sequías. El aumento de fuegos forestales y de pastizales, que ya se ha registrado en Puerto Rico, contribuye también a la erosión de los terrenos y al arrastre de sedimentos porque priva de vegetación a extensiones considerables de terreno.

La mayor recurrencia de sequías, como las acontecidas en los años 2013, 2014 y 2015, serán eventos extremos que agudizarán la escasez de agua por un tiempo definido. Como comprobamos el año pasado los episodios de nubes de polvo del desierto Sahara neutralizan las vaguadas y ondas tropicales que podrían traer alivio a la situación de sequía. La sequía del año pasado causó serios trastornos a la sociedad puertorriqueña y los costos fueron estimados en $1,000 millones por el presidente de la Asociación de Economistas de Puerto Rico, el Sr. Juan Villeta Trigo. Esto obliga a tomar medidas para minimizar los efectos de estos eventos cada vez más recurrentes.

La seguridad hídrica es indispensable para Puerto Rico. Tenemos que, sin desespero, pero sin pausa, tomar medidas para enfrentar la nueva realidad climática.

Otras columnas de Carl Soderberg

jueves, 18 de octubre de 2018

Consideraciones para afrontar un terremoto

Carl Soderberg analiza aspectos de la vulnerabilidad isleña en caso de un terremoto y plantea recomendaciones importantes que se deben poner en vigor de inmediato

jueves, 11 de octubre de 2018

¿Listos para otro San Fermín?

El doctor Carl Soderberg reflexiona sobre la vulnerabilidad de Puerto Rico en caso de un sismo de gran magnitud

viernes, 21 de septiembre de 2018

Un vasto impacto ambiental

Carl Soderberg desglosa los múltiples daños ambientales provocados por el huracán María, a un año del golpe ciclónico

💬Ver 0 comentarios