José G. García López

Punto de vista

Por José G. García López
💬 0

La obsolescencia de las viviendas en Puerto Rico

Los daños ocasionados por el terremoto en la región sur de Puerto Rico demuestran la debilidad estructural de las viviendas informales en la isla. 

Las condiciones estructurales y físicas de una vivienda son indispensables para la seguridad y el bienestar de sus moradores. Así lo demuestran estudios empíricos realizados en Estados Unidos y Puerto Rico. 

En 46% de las viviendas en la isla fueron construidas hace más de cuarenta años. Hoy, muchas de estas casas se encuentran en condiciones deplorables. Su estado es de obsolescencia física o sea que no están aptas para ser habitadas. 

Se ha estimado, además, que aproximadamente el 45% del inventario de las viviendas fueron construidas por individuos sin seguir los códigos de construcción vigentes. Ese tipo de situación se agrava si se considera que el 40% de las familias se encuentran por debajo del nivel de pobreza y gasta más del 30% de su ingreso (cost burden) en pagar una hipoteca o la renta de alquiler.

Lo siguiente es un breve resumen del Comprehensive Housing Affordability Stra-tegy (CHAS ) del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por sus siglas en inglés) para el periodo 2010-2016. El CHAS es un documento que realiza HUD de forma periódica y provee un cuadro del estado físico de las viviendas en Puerto Rico y otros lugares, así como las condiciones económicas de los hogares ocupados por sus dueños o inquilinos.

• El 19.4% de los hogares en Puerto Rico tiene un ingreso equivalente al 30% de mediana de ingresos (MI).

• El 30% de los hogares tienen un ingreso equivalente al 50% de MI o menos.

• El 30% de los hogares de inquilinos están cost burden , es decir su renta representa más de 30% de su ingreso.

El 33% de los hogares sus viviendas tienen problemas de obsolecencia física (1-4 problemas eléctricos o de plomería, etc). De ese total, 153,085 o el 37% están alquilados.

• El 39 % de los hogares ocupados por inquilinos (31%), tienen de una a cuatro deficiencias.

Cómo podemos visualizar, la situación en que se encuentran los hogares, según el inventario de vivienda es uno muy crítico y alarmante.  Preocupa sobre todo los hogares que están compuestos por inquilinos, que figuran como los más afectados por las condiciones socioeconomicas y por tratarse de unidades en estado físico deplorable. Cabe destacar que los estimados del CHAS citados corresponden al periodo previo a los huracanes Irma y María. Los citados ciclones destruyeron más de 70,000 viviendas en Puerto Rico. Por eso, es muy probable que la situación actual de las viviendas sea mucho más grave de lo que aquí describimos.

Es importante reconocer que las leyes estatales y federales requieren garantizar que los programas y fondos públicos asignados se utilicen para proveer vivienda asequible y segura a las familias de bajos ingresos. Por consiguiente, las autoridades gubernamentales, los desarrolladores, la academia y las comunidades deben buscarle una solución inmediata y efectiva a este grave problema social que nos aqueja. La meta tiene que ser lograr que nuestro inventario de viviendas sea uno digno, seguro y habitable


Otras columnas de José G. García López

jueves, 19 de marzo de 2020

La “resurrección” de la Sección 936

La eliminación de la Sección 936 representó la pérdida de inversión, producción, empleos, ingresos y competitividad en la economía local, plantea José García

martes, 18 de febrero de 2020

A correr la rueda con los fondos CBDG-DR

Es hora ya de poner a correr la rueda con la inversión de los fondos CBDG- DR, afirma el profesor de economía José G. García López

martes, 4 de febrero de 2020

Trabas federales a la vivienda asequible

La reglamentación federal ha incidido en la grave crisis de vivienda que hay en el país desde antes del huracán María y los recientes terremotos, dice José G. García López

💬Ver 0 comentarios