Carlos Pérez Morales

Tribuna Invitada

Por Carlos Pérez Morales
💬 0

La ola de violencia y muerte en Nicaragua

El movimiento sandinista nicaragüense fue el responsable de derrocar una de las más sangrientas y prolongadas dictaduras de América: la de los Somoza.  Mediante la lucha armada, Daniel Ortega y sus huestes lograron aglutinar casi todo el pueblo nicaragüense contra la dinastía Somoza. El sandinismo tomó el poder durante un período de gobierno. Luego le sucedieron otros gobiernos con ideologías diferentes. 

Por su orientación al marxismo, Estados Unidos desató una fuerte represión contra el gobierno sandinista creando una guerra civil en Nicaragua. En el año 2006, los sandinistas recobraron el poder con Daniel Ortega como su presidente.  Con alegado fraude en las elecciones, Ortega permanece en el poder hasta nuestros días. 

La característica principal de este gobierno es el abandono del marxismo como ideología, su alineamiento con los sectores más poderosos y la alegada conversión de Ortega al catolicismo. 

El primer gobierno sandinista de Ortega tenía entre los funcionarios más altos al sacerdote y poeta Ernesto Cardenal como Ministro de Cultura y al padre Miguel D'Escoto como Ministro de Relaciones Exteriores. D' Escoto continuó como asesor de Daniel Ortega hasta su muerte en el 2017. Luego de que estos sacerdotes fueran suspendidos por el papa Juan Pablo II de ejercer sus ministerios eclesiásticos debido a su participación política fueron reinstalados en sus funciones sacerdotales por el actual papa Francisco.

Durante el segundo período de gobierno, Daniel Ortega se ha convertido en un feroz dictador en Nicaragua. En abril de 2018, tomó medidas neoliberales como la reducción de las pensiones a los trabajadores.  Esta medida fue tomada bajo una intensa presión del Fondo Monetario Internacional. La reacción del pueblo nicaragüense guiados por su vanguardia estudiantil, no se hizo esperar.  Ortega se vio obligado a revertir su decisión. Aunque al principio los estudiantes protestaron contra esa medida liberal, muy pronto el pueblo de Nicaragua se le unió, esta vez exigiendo la salida del poder de Daniel Ortega y de su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

El gobierno sandinista de Daniel Ortega desató una enorme represión contra su pueblo, muy parecida a la represión ejercida durante la dictadura de los Somoza.  Hasta la fecha esa represión ha tenido como balance más de 200 muertos y miles de heridos.  Además de utilizar la policía contra los manifestantes, cuenta con cientos de paramilitares y jóvenes sandinistas que colaboran con la represión. Ciudades enteras como Masaya se han declarado libres del poder de Ortega y han sido víctimas de una represión sin precedente. Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, van perdiendo cada vez más el apoyo del pueblo que una vez gozaron.

La Iglesia Católica de Nicaragua ha servido como mediadora de un diálogo entre ambas partes. Pero por la continuación de la represión ha retirado su apoyo al mismo.  Sus obispos han denunciado esta situación en las redes sociales y cada vez más parece que se unen a los que protestan contra el gobierno "sandinista”


Otras columnas de Carlos Pérez Morales

💬Ver 0 comentarios