El Nuevo Día

El Nuevo Día

Por El Nuevo Día
💬 0

La opacidad pasa factura

Al reflexionar sobre la realidad de Puerto Rico en la coyuntura histórica actual encontramos que el déficit de transparencia y rendición de cuentas por los resultados de la gestión pública de cuatro décadas ha generado un deterioro de confianza y credibilidad que ha restado legitimidad y tronchado la viabilidad de importantes iniciativas gubernamentales, empresariales y ciudadanas dirigidas a aportar a la solución de los problemas y la satisfacción de las necesidades de la ciudadanía. Las políticas públicas del pasado han sido formuladas respondiendo a intereses particulares con énfasis en el interés electoral y no en respuesta al interés colectivo y la búsqueda del bien común.

Los gobiernos de turno han gestionado el País bajo la falsa premisa de que la administración pública y el partido político son la misma cosa. Este entendido incorrecto ha debilitado y deteriorado las instituciones lo que ha resultado en un pobre manejo de los recursos y en la falta de provisión de servicios públicos de calidad para atender las necesidades y hacer realidad los sueños y aspiraciones de nuestra gente. Los estilos adversativos y la falta de transparencia han menguado la capacidad de diálogo constructivo que genera innovación y fortalece la toma de decisiones y el análisis de los riesgos.

La opacidad en el manejo de los asuntos públicos ya nos pasó la factura: una precaria situación fiscal; la insolvencia de las corporaciones públicas; el pobre desempeño del sistema educativo; el deterioro de los servicios de salud; y las deficiencias del sistema de seguridad evidencian los pobres resultados alcanzados.

En medio de la incertidumbre económica y fiscal actual resulta imperativo desarrollar una cultura de responsabilidad; focalizar en la gobernanza transparente y abierta como proceso de gestión de los asuntos públicos; y ser más estratégicos en la formulación de las políticas públicas. Asimismo, es apremiante transformar las prácticas de gestión pública para asegurar la eficacia, la eficiencia y la calidad en la prestación de los servicios.

El desarrollo de una cultura de responsabilidad en la gestión gubernamental requiere el manejo adecuado de los recursos públicos y la mejora de la transparencia y la rendición de cuentas. Además, requiere de un componente ético; de la participación activa de actores diversos de la sociedad civil, el sector empresarial y la ciudadanía en los asuntos públicos; y de un firme propósito de combatir la corrupción y sus efectos dañinos.

Cada vez se hace más necesaria la coherencia y la articulación de la acción pública en términos de la definición clara de los problemas, la toma de decisiones y su ejecución.

Antes de adoptar un curso de acción o política pública para generar soluciones a un asunto público es necesario identificar con precisión el problema y definir las necesidades reales de los ciudadanos.

Este esfuerzo depende de la capacidad de los actores públicos y la sociedad civil para coproducir las ideas, movilizar la acción, los resultados y calibrar los riesgos. La improvisación y la aprobación de medidas legislativas y proyectos “fast track” debe ser remplazada por la formalidad y rigor de los protocolos diseñados para formular la política pública.

Adoptar los principios y métodos que se necesitan para trascender las fallas de la gobernanza, especialmente las fiscales, utilizando los estándares internacionales y mejorar el diseño, la implantación y la evaluación de las políticas públicas es de vital importancia para movilizar los resultados sociales y económicos a los que aspira nuestra sociedad. Adherirse a los principios de transparencia, rendición de cuentas, responsabilidad gubernamental y la involucración activa de todos los actores sociales es trascendental para asegurar que la gestión pública responda al interés público y el bien común.

Emprender con firmeza y disciplina esta forma de gobernar nos permitirá elevar la vara hacia los verdaderos valores democráticos que tanto anhelamos.

Otras columnas de El Nuevo Día

domingo, 16 de febrero de 2020

Vigencia incondicional de la radio puertorriqueña

El pasado jueves se celebró en todo el mundo el Día de la Radio, que en Puerto Rico tiene especial relevancia, teniendo en cuenta el papel que ha desempeñado ese medio de comunicación en momentos de crisis, tanto con motivo del huracán María, como en el trance reciente de los terremotos, acompañando y orientando al pueblo.

sábado, 15 de febrero de 2020

Pureza y profundidad en investigaciones del chat

La credibilidad de las instituciones de gobierno vuelve a ser puesta a prueba, esta vez, con las investigaciones del Departamento de Justicia y del Panel del Fiscal Especial Independiente (PFEI) en torno al infame chat protagonizado por Ricardo Rosselló Nevares y cinco colaboradores. Los procesos no pueden dejar espacio a dudas sobre

viernes, 14 de febrero de 2020

Es imperioso mejorar la seguridad cibernética

Custodio de los bienes del pueblo, y su información más confidencial, el gobierno tiene la responsabilidad de contar con sistemas cibernéticos seguros, con los máximos controles internos y protocolos administrativos que prevengan efectivamente cualquier acción fraudulenta.

jueves, 13 de febrero de 2020

Iniciativa acertada para combatir el fraude

La participación activa de los gremios profesionales en la búsqueda de soluciones a los problemas colectivos añade un peritaje que fortalece la toma de decisiones y la creación de políticas públicas basadas en evidencia. La iniciativa del Colegio de Contadores Públicos Autorizados de estudiar para prevenir las instancias de fraude merece la colaboración del sector público y privado.

💬Ver 0 comentarios