Antonia Novello

Punto de vista

Por Antonia Novello
💬 0

La pandemia de la desinformación y el coronavirus

Es importante dar fin a la desinformación sobre el coronavirus o COVID-19 para atenderlo efectivamente. Al ser un virus novel (nuevo), la comunidad científica se encuentra en el proceso de desarrollar las guías sobre cómo detectar, confirmar, rastrear, aislar y tratar los casos de COVID-19. Para poder darle seguimiento a estos nuevos hallazgos y ser efectivos en nuestra batalla para prevenir el contagio en Puerto Rico, es importante entender cómo obtener información de fuentes confiables. 

Ante la declaración de una pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo primero que debemos hacer es aclarar lo que es una pandemia. Una declaración de pandemia se emite cuando un virus nuevo se propaga en todos los países del mundo. Por ende, la mayoría de la población no ha adquirido inmunidad al mismo. La última declaración de pandemia por la OMS fue en el 2009 ante la influenza H1N1. La declaración de pandemia es un llamado a la acción para prevenir y detener el contagio masivo, y no necesariamente se refiere al aumento en mortalidad por el virus.  

Ante la presencia de esta pandemia, todos tenemos las mismas preguntas. ¿Qué es el coronavirus? ¿Cómo se transmite? ¿Cómo se evita el contagio? ¿Estoy a riesgo? ¿Cuáles son los síntomas? ¿Qué hago si yo o un familiar presenta los síntomas? ¿Cuáles son los protocolos de viaje? ¿Cuántos casos hay y dónde? ¿Llegó a Puerto Rico? ¿Es lo mismo que COVID-19? ¿Qué debo hacer como persona? ¿Qué protocolos debo seguir en mi trabajo? ¿Qué tengo que hacer?  

Al ser una situación emergente y nueva, estamos aprendiendo más todos los días sobre el comportamiento del virus. Debe ser una prioridad para todos asegurar que la información que recibimos y compartimos proviene de una fuente de información confiable, para disminuir la ansiedad que causa la falta de información. Una población bien informada y activada es uno de los recursos más grandes que tenemos para evitar el contagio de cualquier enfermedad.  

Recuerdo vívidamente el instante en que ocurrió el ataque a las Torres Gemelas del World Trade Center cuando fungía como secretaria de Salud de Nueva York. Ante la incertidumbre y los daños causados por una situación sin precedentes, era fundamental asegurar que la información que se difundía a las agencias gubernamentales, las entidades de respuesta a la emergencia y a la población fuera precisa, transparente, correcta y continua. Aprendí que en momentos de crisis la comunicación efectiva es la herramienta más valiosa que tenemos para salvar vidas y establecer confianza. La comunicación tergiversada y falsa puede, por el contrario, llegar a costar vidas innecesariamente. 

Hoy, observo la información que corre por las redes sociales y los medios de comunicación sobre esta nueva, recién designada pandemia y veo mucha desinformación, una avalancha de memes e información alarmista. Los muchos“posts” con información falsa solo sirven para despertar pánico y ansiedad e impactar negativamente el estado de salud emocional y mental de la población, lo que limita nuestra capacidad de reaccionar efectivamente para prevenir el contagio. Hay que poner un alto a compartir información si no se está seguro de que proviene de una fuente de información confiable.

En el caso del coronavirus y la pandemia, las fuentes oficiales como la OMS, los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC), los Centros para Servicios de Medicare y Medicaid (CMS), la Administración para los Servicios de Salud (HRSA) y el Departamento de Salud de Puerto Rico son las que tienen la mejor y más detallada información sobre cómo controlar, prevenir, proteger y hasta cómo desinfectar nuestra vivienda y nuestro lugar de empleo. Otras organizaciones como las escuelas de salud pública de universidades como la de Puerto Rico, Johns Hopkins, Columbia University y Harvard también están proveyendo información basada en datos y la evidencia más reciente. De igual manera, instituciones como los Public Health Training Centers (PHTC) financiados por HRSA, proveen capacitación sobre temas de salud pública en Puerto Rico, a través de Impactivo.

Si verdaderamente queremos estar al día con la mejor información para protegerse y proteger a su familia, comunidad y lugar de empleo, estas son las fuentes que debe consultar y asegurarse de que está usando como base para la información que comparte diariamente. A las noticias fundamentadas en estas fuentes confiables sí les debe dar “share” en sus redes. 

Nuestros líderes de salud, a su vez, seguirán siendo responsables de mantener a la población informada de los avances de este nuevo virus de manera transparente, siguiendo los protocolos establecidos y las recomendaciones dictadas por fuentes expertas. Aunque al escribir esta columna aún Puerto Rico no ha confirmado el primer caso de COVID-19, es importante estar informados y tomar las medidas precisas para su prevención. Al presente, en ausencia de una cura, nuestra mayor línea de defensa dependerá de reducir el contagio a través de nuestra responsabilidad social e individual. 

Por lo tanto, edúquese, infórmese y tome las precauciones y medidas necesarias para protegerse y proteger a su familia y seres queridos. Está en las manos de todos servir de control de propagación siguiendo los protocolos de prevención y, sobre todo, si se siente enfermo, quédese en su casa y comuníquese con su médico. 

Así aseguraremos prevenir una pandemia de coronavirus y desinformación, porque ambas van de la mano. 

Otras columnas de Antonia Novello

💬Ver 0 comentarios