Alex Casiano

Punto de vista

Por Alex Casiano
💬 0

La pandemia del COVID-19 no termina el 30 de marzo

El gobierno de Puerto Rico, carente de estadísticas y estudios científicos, “picó a‘lante” estableciendo el toque de queda como medida de prevención ante la pandemia del COVID-19. No es hasta ayer que varios estados y ciudades de la nación establecen medidas similares para combatir la rápida propagación de este tan temido virus. 

Médicos y científicos de la comunidad internacional han criticado la lenta respuesta del gobierno norteamericano en establecer un toque de queda u ordenar un cierre total de las fronteras, entiéndase los puertos, aeropuertos domésticos e internacionales, y el acceso vehicular y peatonal entre México y Canadá. Estas medidas parecían absurdas y hasta draconianas hace una semana atrás, hoy me parece que están siendo implementadas tarde. 

Hoy decenas de líderes a nivel mundial se enfocan en “flattening the curve” o aplanar la curva –en referencia a la representación gráfica de una distribución de valores en la estadística descriptiva. Verán, las medidas de prevención basadas en el distanciamiento social no curan el COVID-19 –existe una diferencia fundamental entre mitigar y suprimir el virus y mantener el distanciamiento social ayuda a mitigar el riesgo del contagio, no lo suprime. 

Es por esto que la pandemia del COVID-19 no termina el 30 de marzo, ni en Puerto Rico ni en ninguna parte del mundo. Al día siguiente no podemos ir todos a trabajar como si nos hubiéramos curado de un catarro. Mucho menos podremos ir de compras a los principales centros comerciales, al cine o al teatro, ni de chinchorreo. Comenzar a socializar como lo hacíamos hace unas semanas atrás solo le da una oportunidad al virus de reincidir.  

La vida tal cual la conocíamos ya no podrá ser. Tendremos que ajustarnos a una nueva realidad que muy probablemente incluirá nuevos y más estrictos controles sociales y sanitarios, con el potencial de suprimir el COVID-19. Esta supresión tomará mucho tiempo, en el caso de algunos países podrá tomar años. 

En el caso de Puerto Rico, para poder aplanar la curva, primero necesitamos establecerla. Exhorto al gobierno a realizar más pruebas, más rápidamente y en más lugares. Si no se han detectado casos de contagio comunitario, es porque no se han hecho las pruebas. Estudios recientes indican que cada persona contagiada con el COVID-19 tiene el potencial de contagiar a tres más. Tenemos que asumir que el virus está en nuestras comunidades; el criterio principal para administrar la prueba no puede seguir siendo el historial de viaje del paciente o haber estado en contacto con un viajero –ya es muy tarde para eso. 

Es imperante que el gobierno mantenga al pueblo informado sobre la propagación del COVID 19 en Puerto Rico. Sin embargo, la información que comparta el gobierno debe estar sustentada por la evidencia científica. Lo poco que nos informan no puede originarse de un vacío -necesitamos los datos. 

Otras columnas de Alex Casiano

💬Ver 0 comentarios