Irene Garzón Fernández

DE PRIMERA MANO

Por Irene Garzón Fernández
💬 0

La pandemia en el espejo de Europa

En esta emergencia sanitaria mundial provocada por el coronavirus, Puerto Rico tiene que reclamar respuestas de Estados Unidos, pero mirar la experiencia de Europa a la hora de actuar.

La pandemia ha resultado en una crisis de salud para el mundo y también en una amenaza para las principales economías que repercute en el resto de los países.

Entonces, la disyuntiva es clara: protegemos la salud o la economía.

Washington se inclina por lo segundo, en una apuesta que probablemente resulte en catástrofe a menos que las acciones individuales de los estados logren impedirlo. Para ello, tendrán que doblegar la voluntad del presidente Donald Trump y superar las enormes diferencias políticas entre republicanos y demócratas en el Congreso, que no se ponen de acuerdo ni siquiera para salvar a decenas de miles de ciudadanos de morir a causa del COVID-19.

Trump ha dicho que la cura no puede ser peor que la enfermedad y que, por tanto, no se puede sacrificar la economía en aras de contener el avance del coronavirus. Estados Unidos, hay que tenerlo muy presente, ya es el tercer país en contagios, cerca de 50,000 hasta este miércoles.

Europa también está preocupada por la economía, pero le ha dado prioridad a la emergencia sanitaria, tomando medidas extremas para proteger a sus ciudadanos. El distanciamiento social, aislamiento en casa para millones de personas, siguen siendo la respuesta más sensata a pesar de que el coronavirus ha continuado avanzando, principalmente en Italia, España, Francia y Alemania.

China, donde surgió inicialmente el virus y que impuso el aislamiento como norma básica, ha logrado nivelar la curva, lo que se refleja también en el resto de Asia.

El aislamiento, el control riguroso de las salidas de casa y la limitación al mínimo de las actividades permitidas —principalmente la compra de alimentos y medicamentos— es la respuesta lógica y sensata a la crisis. Es lo que hizo Asia, lo que hace Europa y lo que tiene que hacer América, con Estados Unidos a la cabeza.

La relación política, la proximidad geográfica y la ausencia de poderes propios para decidir otra cosa nos ponen en peligro ante las posibles decisiones erradas de Washington. La gobernadora Wanda Vázquez tendrá que endurecer las medidas de protección de la isla si Trump determina, como ha anticipado, que Estados Unidos regrese a la actividad económica plena el 12 de abril.

Con el crecimiento continuo de casos que se registra en Puerto Rico, Vázquez tendrá que exigir a Washington que responda asignando los recursos necesarios para manejar la situación sanitaria y para evitar el colapso total de una economía que lleva años al borde del abismo.

Pero, sobre todo, tendrá que resistir para mantener vigentes, y endurecer, las medidas de distanciamiento social que hasta ahora no han sido lo suficientemente efectivas.

Exijamos a Estados Unidos el apoyo necesario para salvar la economía, pero mirémonos en el espejo de Europa, con todo lo que ello significa, para preservar nuestras vidas.

#yomequedoencasa

Otras columnas de Irene Garzón Fernández

viernes, 3 de abril de 2020

Transparencia en la pandemia

Si es necesario poner en manos del gobierno nuestra libertad y muchos de nuestros derechos, entonces es imprescindible que ese gobierno sea transparente en todas sus acciones, plantea Irene Garzón Fernández

domingo, 15 de marzo de 2020

Firmeza y coherencia contra el virus

Hay que estar de acuerdo con las medidas anunciadas este domingo por la gobernadora Wanda Vázquez para contener el avance del virus en la isla, afirma Irene Garzón

domingo, 1 de marzo de 2020

El eterno dilema de los municipios

Tal vez ha llegado el momento de repensar la estructura municipal y, con toda probabilidad, de consolidar municipios para ajustar el gobierno a un tamaño más afín a su realidad fiscal actual, señala Irene Garzón

miércoles, 19 de febrero de 2020

Una reforma electoral de consenso

Proteger el derecho al voto de los ciudadanos es una responsabilidad de Estado que, incluso cuando se delega a los partidos políticos, debe asumirse con generosidad, plantea Irene Garzón Fernández

💬Ver 0 comentarios