Lydia Collazo

Punto de Vista

Por Lydia Collazo
💬 0

La pandemia impulsa la educación superior a otro nivel

Hasta hace poco se veía el salón de clases como el escenario clásico para el desarrollo del aprendizaje y el desarrollo social en prácticamente todos los escenarios educativos en Puerto Rico.  Sin embargo, la emergencia que vivimos debido al COVID-19 nos ha llevado a reconocer que la educación a distancia es la alternativa para continuar con los procesos de enseñanza y aprendizaje en el siglo XXI. 

La educación a distancia está presente hace década. Los correos electrónicos y otras herramientas cibernéticas fueron solo parte de esos inicios.  Hoy vemos una evolución impresionante de recursos tecnológicos disponibles para educar a distancia. Debido a la pandemia, en un abrir y cerrar de ojos se nos ha forzado procurar al máximo esos recursos alternativos para el desarrollo del aprendizaje en nuestras instituciones.   

Ha sido un gran reto mover el ofrecimiento académico a la virtualidad, ya que muchos estudiantes y profesores no tienen todas las facilidades estructurales y de internet para continuar sus labores fuera de las estructuras educativas. Por ello, el desarrollo de un plan académico y de servicios estudiantiles estructurado con herramientas de orientación diversas tanto para estudiantes como para facultad es sumamente necesario para toda institución de educación superior.  Algunas de las herramientas que se han tenido que utilizar son boletines informativos, tutoriales, canales de comunicación rápida y uso de las redes sociales para fomentar el sentimiento de acompañamiento tan necesario para profesores y estudiantes ante esta nueva realidad.  

Por la insuficiencia de tiempo para la capacitación plena en las metodologías y modelos pedagógicos virtuales, es importante el desarrollo de un plan para mover el ofrecimiento a través de educación a distancia utilizando herramientas como el correo electrónico institucional con el refuerzo de herramientas como Teams para las conferencias sincrónicas, YouTube para grabación de vídeos instruccionales y demostraciones, la aplicación de chat WhatsApp para el contacto inmediato y plataformas de manejo de contenido para la enseñanza en línea como lo es CANVAS.  Además, es necesaria la oportunidad de incorporar otros recursos que los profesores identifiquen y puedan fortalecer el proceso de enseñanza y aprendizaje.  

Tenemos un gran reto en la educación técnica y de altas destrezas, por su característica principal de aprender de forma acelerada.  Estrategias como las demostraciones por vídeos, tutoriales, aplicaciones interactivas y simulaciones ofrecen a los estudiantes escenarios reales para dar continuidad al desarrollo de sus competencias.  

Este proceso que estamos viviendo va a llevar la educación superior a otro nivel, no solo por la utilización de aplicaciones tecnológicas en los procesos educativos sino por la necesidad de tomar ventaja de la tecnología para la creación de comunidades virtuales de aprendizaje que propendan el desarrollo profesional que nos permite movernos a una cultura de aprendizaje virtual.   Este suceso nos permitirá tener la apertura para ver la educación a distancia como el medio para desarrollar un sistema de educación superior ágil y que ayude al estudiante a adaptarse a las situaciones cambiantes a las que se ha de enfrentar en el siglo XXI.  

Otras columnas de Lydia Collazo

💬Ver 0 comentarios