Juan Lara

Tribuna Invitada

Por Juan Lara
💬 0

La peligrosa confusión con el presupuesto

Parece increíble, pero el exgobernador del estado de Nueva York, George Pataki, acaba de acusar al Gobierno de Puerto Rico de tener mucho dinero, y de estarlo ocultando para eludir su obligación de pagarle a los bonistas. Esta acusación, que podría parecer descabellada, viene en momentos en que la Legislatura está atrasada en la aprobación del primer presupuesto de PROMESA, incumpliendo con el calendario establecido por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), y mientras el gobernador y el presidente de la Junta intercambian recriminaciones y parecen distanciarse.

La confusión que se ha creado respecto al presupuesto es muy peligrosa, sobre todo porque apenas estamos comenzando el proceso de estabilización fiscal y de renegociación de la deuda, y ya estamos dando la impresión de que podemos fallar en la ejecución del plan más importante al que nos hemos enfrentado en décadas. Un programa de estabilización económica no sólo tiene que estar bien diseñado; tiene también que ejecutarse con precisión y en el momento indicado.

A la fecha, semanas antes de que comience a regir el nuevo presupuesto, tenemos a la JSF dudando el compromiso del Gobierno con el proyecto de PROMESA y a un influyente portavoz de los bonistas, el exgobernador Pataki, impugnando la credibilidad de la JSF y del Gobierno, y prácticamente acusando a ambos de conspirar para engañar a los bonistas y al Congreso. De hecho, Pataki llega al extremo de exhortar a las autoridades de Washington a cambiar a los miembros de la Junta si éstos no corrigen los errores que, según él, hay en el Plan Fiscal.

Era de esperar que los bonistas no estarían contentos con el presupuesto que se propuso hace varias semanas y que pedirían una dosis mayor de austeridad —más recortes, en pocas palabras— para que se les pueda pagar más a los acreedores. Ese es, precisamente, el mensaje de Pataki. Ante la expectativa de que esto ocurriera, deberíamos haber presentado un plan de ingresos y gastos que no dejara ninguna duda sobre la condición de las finanzas públicas del País.

No ayuda en nada el que la Junta haya dicho que habrá que hacer unos ajustes al presupuesto, sin precisar cuáles, y mucho menos el que el Gobierno haya emitido mensajes confusos sobre la verdadera situación de liquidez en Hacienda. Tampoco ayuda en nada el que a estas alturas todavía no tengamos la lista de “gastos esenciales” que tanto la Junta como el Gobierno han dicho que van a elaborar.

Recuérdese que este presupuesto no incluye nada para el servicio de la deuda del Gobierno central. Si vamos a asumir una postura tan dura con los acreedores, lo menos que ellos tienen derecho a esperar es un plan convincente que pueda justificar el reajuste de cuentas que se les pide. La credibilidad del proyecto y de las autoridades que tienen que implantarlo no puede estar en duda. En este drama, tenemos que salir al escenariosin ensayar. No hay margen de error.

Otras columnas de Juan Lara

miércoles, 8 de agosto de 2018

¿Qué presagia el acuerdo con los bonistas de AEE?

El economista Juan Lara comenta posibles implicaciones del acuerdo preliminar con un grupo de bonistas de la AEE y resalta la importancia de clarificar expectativas de cara a un acuerdo que podría sentar pauta en la renegociación de otras deudas

lunes, 16 de julio de 2018

La AEE y la voluntad de cambio

El economista Juan Lara expresa que el sueldo del director ejecutivo de la AEE se tiene que definir en el contexto del amplio proyecto de transformación de la corporación

💬Ver 0 comentarios