Irene Garzón Fernández

DE PRIMERA MANO

Por Irene Garzón Fernández
💬 0

La Policía: el precio de la indiferencia

La crisis de asistencia que atraviesa la Policía demanda la atención urgente que reclama el juez federal Gustavo Gelpí, quien preside el proceso de reforma policial, pero parece obvio que el obstáculo principal es la indiferencia de la administración Rosselló.

El nuevo requerimiento del juez Gelpí surgió esta semana a raíz del incidente de rehenes en una cooperativa de Bayamón, protagonizado por un policía contra el que un juez no encontró causa para arresto.

El agente accedió a ser recluido en un hospital que atiende condiciones mentales, aunque el Departamento de Justicia anticipó que irá en alzada para tratar de que se le acuse por delitos relacionados al incidente.

El caso no puede tratarse como un incidente aislado, sobre todo si se toma en cuenta que hay una crisis de asistencia de policías que en la víspera del año nuevo se tradujo en la ausencia al trabajo de alrededor de 1,000 agentes.

Los policías están desanimados y molestos por el retiro de una gran cantidad de uniformados debido a los cambios en los beneficios de la ley de jubilación, al impago regular de las horas extras trabajadas y al ambiente generalizado de incertidumbre en el que laboran. Hay cada vez menos policías, lo que se traduce en más trabajo pobremente recompensado para los que quedan.

El desánimo “es grande”, dice Carlos Morales, presidente de la organización Cops, que agrupa a policías, para contradecir al secretario de Seguridad Pública, Héctor Pesquera, quien insiste en que no hay problemas de salud mental en la Policía.

La nueva orden del juez Gelpí debería obligar al gobernador Ricardo Rosselló Nevares a prestarle una atención más cercana a los problemas en la Policía en lugar de delegar toda su responsabilidad en Pesquera. Debe recordarse que el gobernador es el comandante en jefe de la Policía.

Gelpí también espera por informes sobre el pago de salarios atrasados a los policías y el avance en los sistemas tecnológicos en la agencia, asuntos que afectan negativamente a los uniformados y que provocan trastoques en áreas sensitivas como el patrullaje preventivo y la investigación de delitos.

Si le sumamos a esto las malas condiciones de muchas vías públicas 16 meses después del paso del huracán María y a pesar de la asignación de fondos federales para repararlas, así como la falta de alumbrado público en carreteras y comunidades, tenemos un panorama que exige soluciones inmediatas.

La crisis fiscal y económica pesa en contra de la acción proactiva, sin lugar a dudas, pero no puede usarse como excusa para no actuar. Al contrario, la crisis exige mayor determinación y creatividad en el uso de los recursos públicos.

Creatividad, que no significa convertir en billboards ambulantes a los vehículos públicos, como planteó el representante independentista Denis Márquez al explicar su voto en contra a una nueva ley que permite publicidad pagada en vehículos del gobierno.

Al iniciarse el tercer año del cuatrienio, la indiferencia hacia los verdaderos problemas del país es inaceptable y tiene un precio que los gobernantes eventualmente pagan en las urnas.

Otras columnas de Irene Garzón Fernández

miércoles, 6 de febrero de 2019

Hacienda: la apariencia de honestidad

La periodista Irene Garzón Fernández declara que las relaciones contractuales entre el gobierno y OPG Technologies deben ser analizadas a profundidad por las autoridades correspondientes

jueves, 31 de enero de 2019

La compasión según Teresita

La periodista Irene Garzón analiza la renuncia de Teresita Fuentes como secretaria de Hacienda y opina que el gobernador Ricardo Rosselló Nevares le dio la espalda a la CPA

viernes, 25 de enero de 2019

No más excusas al despilfarro en la CEE

La periodista Irene Garzón expone la necesidad de frenar el alto gasto de fondos públicos en la Comisión Estatal de Elecciones, pero estima que para el paso de austeridad será necesario más que un llamado de la Junta de Supervisión Fiscal

viernes, 18 de enero de 2019

WIPR: una culpa compartida

La periodista Irene Garzón Fernández señala que cualquier partido en el poder ve en WIPR un negocio perdidoso que no vale la pena sostener para algo más que servirse para sus propios propósitos

💬Ver 0 comentarios