Brenda Reyes Tomassini

Punto de vista

Por Brenda Reyes Tomassini
💬 0

La primera crisis de Relaciones Públicas de la gobernadora

A poco más de 60 días desde que juramentara como gobernadora del Estado Libre Asociado de Puerto Rico y tomara las riendas del país luego de un escándalo de proporciones nunca antes vistas, Wanda Vázquez enfrenta su primera gran crisis de relaciones públicas: el problema de transporte marítimo a las islas municipio Vieques y Culebra. El asunto no es nada nuevo. Es complejo y algo que ninguna administración ha podido resolver de una forma efectiva. 

Contrario a las crisis en el ámbito de las industrias y empresas, una crisis de relaciones públicas en el mundo político conlleva una responsabilidad diferente. Una empresa puede ver la pérdida en ventas o la caída del precio de sus acciones. Sin embargo, los políticos a menudo están aislados de los impactos negativos inmediatos de una crisis. Las elecciones son la medida de responsabilidad para la mayoría de los políticos, junto con las encuestas de opinión pública hasta cierto punto. En este caso, la gobernadora no aspirará -que sepamos- a un puesto político electivo. 

En una crisis, las decisiones críticas deben tomarse e implementarse de inmediato y a veces en ausencia de información esencial sobre las causas y consecuencias. Incluso si las condiciones para una acción efectiva se ven severamente impedidas, los ciudadanos esperan que los líderes gubernamentales y las autoridades los protejan. En este caso, esa responsabilidad fue impuesta en los hombros de Mara Pérez, directora ejecutiva de la Autoridad para el Transporte Marítimo (ATM), quien llegó a su puesto de la misma manera accidentada que la gobernadora. 

Una crisis parece plantear un desafío directo: una vez que se manifiesta, aquellos a cargo de manejarla deben tomar medidas para enfrentar sus consecuencias. Sin embargo, la realidad es mucho más compleja. La mayoría de las crisis no se materializan con una gran explosión; son producto de la escalada. Reconocer las señales de que algo fuera de lo común se está desarrollando es una habilidad esencial que cualquier político necesita desarrollar. En este caso, la situación del bebé que fuese transportado por un helicóptero de la Guardia Nacional para recibir atención médica luego de los ruegos desesperados de su padre el pasado 24 de septiembre, debió ser la señal inequívoca a la gobernadora de que había que actuar de inmediato. 

La complejidad de una crisis puede abrumar fácilmente los modos normales de evaluación de la situación e inclusive hasta al más experto en la materia. A eso súmele el estrés y los problemas organizacionales, los cuales pueden afectar aún más la capacidad de reconocer y dar sentido a una crisis. El trabajo en equipo se vuelve esencial, así como la necesidad de que todos en el equipo manejen el ritmo rápido en el que las situaciones se desenvuelven en los medios de comunicación.  

Durante una crisis, los gobiernos y las agencias públicas deben decidir sobre cuestiones críticas y priorizar los escasos recursos disponibles. De igual forma, se espera que los líderes reduzcan la incertidumbre e identifiquen lo que está sucediendo, por qué está sucediendo y lo que debe hacerse.  En este caso, se envió a la directora de ATM a Vieques y en vez de manejar el asunto, terminó diciéndole a los viequenses que se pusieran en sus zapatos luego de argumentar todo tipo de excusa para no manejar la situación.

En el manejo tradicional de crisis una situación como esta requiere que todos los involucrados deben comunicar el mismo mensaje central o al menos una versión del mensaje central. No vimos un mensaje central de parte de La Fortaleza. A veces, la gestión de una crisis requiere flexibilidad e improvisación, pero es la redundancia del mensaje la que proporciona el mejor resultado. Por un lado, el presidente de la Cámara de Representantes, Johnny Méndez, defendía la gestión de la directora de ATM y por otro la Comisionada Residente no se atrevía a opinar. La gobernadora atinadamente improvisó activando la Guardia Nacional para atender las necesidades de transporte de carga desde y hacia las islas municipio, ante las averías que presentan las embarcaciones Isleño y Cayo Largo. A la par, Méndez exigía acción inmediata ante tal avería, contradiciendo así el espaldarazo brindado a la directora de ATM apenas unos días antes. 

Es hora de que el liderato político legitime la crisis del transporte a las islas municipio y no ponga más parchos. La decisión de remover a Mara Pérez del manejo del asunto del transporte a las islas municipio no ha quedado clara. En una crisis, se espera que los líderes políticos reduzcan la incertidumbre y proporcionen una descripción detallada de lo que está sucediendo, por qué está sucediendo y lo que debe hacerse. No hacen falta varitas mágicas. Si las decisiones no son comunicadas de forma clara y concisa pueden no ser entendidas o aceptadas por el público. Es ahí donde radican muchos desafíos.

Muchas veces, las crisis se vuelven parte de la memoria colectiva y una fuente de analogías históricas para futuros líderes. Los eventos del pasado verano son muestra de esto. Los más astutos aprovechan las lecciones para abogar por medidas y reformas. Y es que esa es la naturaleza de una crisis: ofrece una reserva de lecciones potenciales para la planificación de contingencias y la capacitación para futuras crisis. Uno esperaría que todos los involucrados estudien estas lecciones. Espero nuestra gobernadora lo haga. 

Otras columnas de Brenda Reyes Tomassini

jueves, 26 de septiembre de 2019

Generación Greta

El discurso vacío y la creación de más leyes o grupos de trabajo no son la respuesta a los problemas que aquejan a nuestra sociedad, sentencia Brenda Reyes al analizar el activismo de Greta Thunberg

💬Ver 0 comentarios