Astrid Díaz

Tribuna Invitada

Por Astrid Díaz
💬 0

La Princesa

El Paseo La Princesa representa para los puertorriqueños un lugar único donde disfrutamos en familia.

El gran amor a ese lugar especial, donde muchos han tomado la foto después de su boda y de otros momentos felices, o que caminan saboreando una piragua, lo comprobé al leer los comentarios de la gente después de transmitir mi “Facebook Live” sobre la destrucción ocurrida allí tras la intensa marejada que impactó el norte del país en los pasados días.

Durante la inspección que llevé a cabo quedé sorprendida y preocupada. El Paseo de la Princesa se diseñó para conmemorar el Quinto Centenario del Descubrimiento de América en 1992. Su diseño arquitectónico se integra armoniosamente al entorno entre la bahía y nuestro San Juan antiguo. Cuando se visita, las experiencias sensoriales son gratificantes porque su buen diseño está en función del ser humano.

Sus planos se hicieron según los códigos de construcción del momento. Hoy, 25 años después, sus muros no aguantaron el embate de las marejadas y colapsaron. Sin embargo, a pocos pasos de estos muros están en pie las históricas murallas construidas hace 500 años.

¿Evento fortuito? ¿Cuáles muros están mejor construidos? ¿Fueron los materiales? ¿Es el cambio climático? ¿Se afectarán nuestras murallas históricas en el futuro? ¿Cómo aprovechar estos espacios para interés turístico y recreacional sin arriesgar vidas?

Hoy son marejadas, ayer un huracán, mañana un tsunami. Es la naturaleza expresándose y nosotros respondiéndole. El diseño y planificación de nuestras ciudades y edificaciones, especialmente las costeras, debe tener como norte estas fuerzas de la natura. Las respuesta a la reconstrucción del Paseo deben ser cuidadosamente brindadas a través de gran planificación y diseño fundamendatos en buenas vivencias para el ser humano en espacios seguros, estéticos, estimulantes, considerando las realidades del nuevo Puerto Rico que estamos viviendo tras el huracán. Se necesitan evaluaciones críticas para formular los caminos renovados a conseguir.

Es obligación de esta generación, no tan solo cuidar sino reconstruir lo que ha representado la herencia arquitectónica de Puerto Rico, como lo es el Paseo de la Princesa.

Estoy lista a aportar de mi parte. Es obligación y honra de todos hacer lo mismo.

Otras columnas de Astrid Díaz

viernes, 14 de septiembre de 2018

Campanazo a un año de María

A un año del paso del huracán María, la arquitecta Astrid Díaz expone que, para avanzar en la reconstrucción, más allá de varillas y cemento, necesitamos voluntad, humanismo y patriotismo

viernes, 24 de agosto de 2018

Terremoto

Al documentarse nuevas fallas en nuestra zona, la arquitecta Astrid Díaz aboga por crear un Mapa de Zonas Sísmicas que guíe el diseño, el uso del terreno y la preparación de planes de emergencia más específicos

jueves, 9 de agosto de 2018

Construir sin destruir

Astrid Díaz resalta el valor de la arquitectura como herramienta para preservar nuestra historia y cultura, a la vez que crea ambientes urbanos que elevan nuestra calidad de vida

viernes, 27 de julio de 2018

Un millón de casas inseguras

La arquitecta Astrid Díaz argumenta sobre las ventajas de observar los códigos de construcción de viviendas

💬Ver 0 comentarios