Esteban Pagán Rivera

Prórroga

Por Esteban Pagán Rivera
💬 0

La razón por la que Puerto Rico no está en la Copa Mundial

Cada cuatro años sale a relucir la misma interrogante. ¿Por qué Puerto Rico no está en la Copa Mundial de fútbol? Después de todo, somos una isla deportista y que ha sabido competir a nivel mundial en disciplinas como el béisbol, baloncesto y voleibol.

Pero el que Puerto Rico no esté en Rusia no necesariamente es culpa de los actuales dirigentes del fútbol ni de los jugadores. Hay que ir a atrás, a hace casi más de 100 años, para encontrar la respuesta. La misma está documentada en el libro Fútbol Puertorriqueño (Crónica de alegrías, sueños y desencantos) Tomo I de los autores Luis Reinaldo Álvarez y el fenecido Tony Lorenti.

En el texto, se establece que en Puerto Rico se jugó fútbol organizado desde 1910. Los jugadores eran una mezcla entre los españoles que aún residían en la isla desde los tiempos del dominio de España, estadounidenses y puertorriqueños. Se desarrollaron clubes alrededor de toda la isla y se usaba el campo de El Morro para disputar los partidos.

Pero, con el tiempo, el gobierno estadounidense comenzó a relacionar el fútbol con los tiempos de dominio español. Así llegó el año 1920, según se reseña en el capítulo 3 del libro: “Pero con la instauración del gobierno civil y sus planes de americanización de todas las esferas de la vida pública puertorriqueña, el fútbol empezó a ser mirado como una forma de resistencia (...). El gobierno norteamericano en la isla comienza a apoyar programas de enseñanza de deportes en las escuelas públicas del país en los cuales no se incluyó al fútbol, negándole así la oportunidad de popularizarse y masificarse”.

Así fue que el gobierno estadounidense apoyó el desarrollo de sus deportes en la isla como el béisbol, baloncesto y voleibol. Así pasó en otras islas caribeñas en las que Estados Unidos tuvo alguna presencia, como República Dominicana y Cuba, donde el béisbol es el deporte rey.

El resto es historia. Puerto Rico es una potencia en el béisbol, produciendo grandes figuras y con dos subcampeonatos mundiales consecutivos. En el baloncesto también hemos brillado a nivel continental, e incluso tenemos un cuarto lugar en el Mundial de baloncesto en 1990. En el voleibol, somos una selección fija en los mundiales masculinos y femeninos. Y a eso se le debe añadir la rica tradición boxística, que ha resultado en una gran cantidad de campeones mundiales. Sin dudas, somos una isla talentosa.

No me cabe duda que Puerto Rico se hubiera desarrollado en el fútbol de no haber sido por esa filosofía norteamericana a inicios de siglo. Lo bueno es que aún hay tiempo para abrazar el fútbol, sin abandonar nuestros amores por el béisbol y el baloncesto. Panamá lo hizo hace más de una década, y hoy recoge los frutos con un primera aparición mundialista.

Otras columnas de Esteban Pagán Rivera

jueves, 15 de noviembre de 2018

A proteger nuestro béisbol como si fuera un monumento

Hace unos días comencé la lectura del libro Clemente, en la víspera de la gloria que publicó Néstor Duprey el año pasado. Es un libro diferente a los que ya se han escrito de Clemente, pues se enfoca en esa temporada de 1970-1971 de la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico (hoy Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente o LBPRC) en la que el astro de los Piratas de Pittsburgh dirigió a los Senadores de San Juan.

💬Ver 0 comentarios