Emilio Colón Zavala

Punto de Vista

Por Emilio Colón Zavala
💬 0

La reapertura económica depende de todos

Habiendo cuatro periodos de incubación de COVID-19, se ha podido constatar que el cierre de Puerto Rico ha sido efectivo en lograr que los hospitales no se abrumen de casos. La ocupación en los hospitales está en menos del 30%. Recientemente se reportaba que solo hay 47 pacientes hospitalizados por esta condición, y de esos 13 estaban conectados a un respirador. En fin, en medio de una pandemia, los hospitales están en serios aprietos pues los pacientes no llegaron. La ciudadanía ha hecho su parte.

Una encuesta realizada por el Business Emergency Operations Center (BEOC) del 15 al 23 de abril de 2020, entre negocios que nunca cerraron, nos dio una idea de cómo se ha comportado la pandemia en el lugar del trabajo. Se recibió información de 267 patronos, informando acerca de 63,354 empleados a través de 17 sectores, y solo se informaron 14 personas confirmadas con COVID-19. Esto representa el 0.022% de los empleados informados. Podemos ver cómo el lugar del trabajo no ha sido foco de contagio. Los patronos, trabajadores y sus clientes han hecho su trabajo.

Aunque muchos apuntan a la falta de pruebas, y la realidad es que hay que aumentarlas, es importante entender que no son los únicos datos que dan una señal del movimiento de los contagios en Puerto Rico. Lo arriba señalado apunta a que implantando medidas de protección y distanciamiento social se minimiza el riesgo de contagio. Esto no se puede tratar de una reapertura a la economía al garete. Hay que hacerla de manera estratégica, por fases y midiendo cómo se mueven los contagios y necesidad de espacios en los hospitales para medir el progreso.

Es importante, además de protegernos todos y que los hospitales no se abrumen de pacientes de COVID-19, apuntalar la economía y frenar lo más posible la pérdida de empleos. Por ende, la apertura de sectores con el menor riesgo de contagio es el comienzo. A eso se le suma la necesidad de evitar el colapso financiero de hospitales, que podría tener efectos nocivos al sistema de salud en medio de esta pandemia mundial.

Por otro lado, los efectos económicos a nivel mundial no deben ser ignorados. Las medidas proteccionistas tomadas por los distintos países podrán crear problemas en la cadena de insumos local. Es hora de que comencemos a discutir cuál será el tamaño de nuestra economía prospectivamente, qué limitaciones externas habrá para la recuperación y cuáles medidas hay que tomar para mejorar nuestras posibilidades de recuperación. No olvidemos que aproximadamente 300 mil personas perderán su empleo debido a esta situación; que a los pequeños negocios se les podrá hacer muy retante recuperarse o sobrevivir esta emergencia. Hay que establecer iniciativas que aceleren nuestra recuperación económica dentro de una nueva realidad.

Finalmente, debemos pensar en que el mundo será muy distinto a como era hace dos meses.  Debemos balancear las necesidades salubristas con las económicas y continuar tomando las medidas requeridas de protección.  La meta debe ser recuperar los empleos y nuestra economía sin echar al traste los avances que se hicieron al evitar abrumar los hospitales de pacientes causando que la pandemia se nos saliera de las manos. Ahora es importante adaptarnos y con disciplina ir retomando nuestras actividades cotidianas. Manos a la obra….

Otras columnas de Emilio Colón Zavala

domingo, 19 de abril de 2020

La ruta de retorno a la normalidad

El orden de reapertura debe ser determinado por el número de empleos, la participación en el PNB y el riesgo de contagios, afirma el ingeniero Emilio Colón

💬Ver 0 comentarios