Natalie Jaresko

Perspectivas de la Junta

Por Natalie Jaresko
💬 0

La reestructuración del BGF funciona

En 2018, la Junta de Supervisión y Administración Financiera para Puerto Rico aprobó la reestructuración de deuda para el ahora extinto Banco Gubernamental de Fomento (BGF), la cual era inusual en varias maneras: el valor de la deuda se redujo en un 45% y los tenedores de bonos recibirían su pago solo si la Autoridad de Recuperación de la Deuda (ARD) -que le sucedió al BGF luego de su liquidación- generaba el dinero para ello. El Gobierno de Puerto Rico no está en riesgo si la ARD no puede pagar lo que debe. En esencia, la nueva deuda es como una nota contingente: si los fondos existen, los tenedores de bono reciben el pago; si no, no.

Los bonistas que intercambiaron su deuda del BGF por la deuda reducida de la ARD conocen que el repago, en su totalidad, puede que no suceda, ya que fue una parte fundamental en el acuerdo negociado bajo el Título VI de PROMESA. Este fue un proceso fuera del tribunal, que requería que dos tercios de los acreedores aceptaran dichos términos.

En una columna publicada en este diario, José Caraballo Cueto menciona que este es un mal acuerdo debido a que es insostenible. Se equivoca.

Caraballo Cueto basó su equivocada evaluación en una divulgación compartida por la ARD la semana pasada en el cual su efectivo era insuficiente para pagar el interés de su deuda en su totalidad.

Permítanme aclarar la premisa: la divulgación de la semana pasada refleja que el acuerdo con los acreedores está funcionando según se había estipulado en el acuerdo con los bonistas; no hay impago. La reestructuración del BGF es, por definición, sostenible debido a que a los acreedores solo se les prometió, y solo pueden exigir, el pago del efectivo que recibe la ARD de los activos y préstamos que posee. Si los préstamos no generan suficiente efectivo para pagarle a los acreedores en su totalidad, los acreedores no recibirán el pago completo. Es tan simple como eso.

La reestructuración del BGF redujo más de $4,000 millones en deuda heredada, más de $8,000 en otras reclamaciones y $2,600 en bonos nuevos. Mientras es posible que la ARD pueda realizar el pago total en el interés y el principal de la deuda reestructurada, los bonistas conocían de la incertidumbre sobre si dichos préstamos eran capaces de proveer el efectivo suficiente para hacer los pagos en su totalidad. Es por ello que los nuevos bonos cotizaron a un 75% de su nuevo valor nominal justo después de la reestructuración -incluyendo un recorte de un 45%-, y ahora cotizan muy por debajo.

La deuda total de más de $70,000 millones de Puerto Rico fue emitida por más de una docena de entidades públicas. El objetivo general para reestructurar la deuda total de Puerto Rico es que cada acuerdo sea sostenible en sí mismo y en conjunto. Una vez se reestructure toda la deuda de Puerto Rico, incluyendo la del gobierno de Puerto Rico y la Autoridad de Energía Eléctrica, la deuda total se habrá reducido a la mitad.

Cada una de las reestructuraciones de deuda de Puerto Rico también debe de estar diseñada para cumplir con los objetivos específicos y de la política pública trazada. En ese sentido, el objetivo de la política pública para la reestructuración de la deuda del BGF incluyó la estructuración de una nueva deuda sin recurrir a ninguna apropiación futura por parte del gobierno. Es por eso que la reestructuración del BGF es un buen negocio para Puerto Rico.

Otras columnas de Natalie Jaresko

jueves, 5 de marzo de 2020

Controles para pedir prestado

Creemos que el enfoque debe centrarse en lograr un nivel sostenible de deuda, asegurarnos de que nunca vuelva a estar fuera de control e implementar las reformas estructurales necesaria, dice Natalie Jaresko

miércoles, 4 de marzo de 2020

Reducir la deuda a un nivel sostenible

Algunos cuestionan qué tan sostenible es el Plan de Ajuste presentado ante el tribunal. Permítanme dejar las cosas claras, escribe Natalie Jaresko

💬Ver 0 comentarios