Joel Acevedo

Punto de vista

Por Joel Acevedo
💬 0

La salud cerebral de los niños durante el toque de queda

Como la sensación de comenzar un trabajo nuevo donde tienes expectativas pero, a la vez, cierta incertidumbre porque debes aprender habilidades nuevas en periodo de tiempo incierto, así muchos hemos experimentado esas sensaciones en medio del toque de queda, al tener que tomar el rol de educadores sustitutos de nuestros hijos.

La realidad es que muchos padres han descubierto que tienen habilidades como educadores, pero a otros quizás se les ha hecho un poco más difícil. Gracias a la tecnología y los recursos con los que se cuentan en medio de la pandemia, el acceso a la información ha estado presente y eso nos libera de gran carga. Desde tutoriales en YouTube hasta “webinars” y clases en línea han sido de gran ayuda para mantener el aprendizaje de los niños.

Uno de los métodos más divertidos, tanto para padres como para sus hijos, ha sido la enseñanza basada en habilidades. Es decir, aquel proceso donde más bien buscamos que el niño desarrolle destrezas de concentración, toma de decisiones, coordinación y memoria de trabajo. Se centra en aprender y memorizar patrones tanto numéricos como de otras materias, expresiones artísticas y hasta manualidades donde ponen a prueba su creatividad, utilizando un tema como base para crear. 

Si es importante que los niños aprendan las materias básicas, también es importante que mantengan la salud de sus cerebros, que están en pleno desarrollo. Para mantener esa salud es necesario el movimiento, la constante actividad motora, la oxigenación, la alimentación y estímulos para desarrollar esas habilidades cognitivas. 

Esto nos lleva a explorar no solo actividades físicas que involucran oxigenación y actividad motora, sino a otros recursos como juegos de memoria, ejercicios visuales, creatividad y destrezas ocupacionales. 

Promover esa salud cerebral del niño le permitirá que se divierta y, mejor aún, desarrollará  destrezas que le permitirán ser competente en un mundo regido por las habilidades. A final de cuentas lo que buscamos como padres no es que los niños sean competitivos, sino competentes. La competitividad se basa en actitudes, pero que sean competentes se basa en aptitudes. Esa última les abrirá un mundo de posibilidades en la vida.

Otras columnas de Joel Acevedo

viernes, 10 de abril de 2020

Profesionales de la salud en la línea de fuego

En esta crisis los profesionales de la salud pueden experimentar altos niveles de estrés y, de no tomar medidas preventivas, pueden sufrir complicaciones en su salud física y emocional, escriben Joel Acevedo y Rosael Zeno

domingo, 5 de abril de 2020

La ansiedad, sus hijos y el COVID-19

Joel Acevedo cita estrategias para que los niños no se afecten emocionalmente durante el periodo de emergencia vinculado al COVID-19

💬Ver 0 comentarios