Ibrahim Pérez

Tribuna Invitada

Por Ibrahim Pérez
💬 0

La salud prometida

El plan de salud gubernamental podría quedarse corto de financiamiento este año, lo que abonaría a la pérdida de su norte salubrista.

El gobierno ha incumplido dos promesas hechas en 1993: que acabaría con “dos sistemas de salud existentes, uno para ricos y otro para pobres”, y que habría igual cuidado para pudientes y pobres en manos de las aseguradoras privadas a las que se transferirían los pobres.

Sin embargo, lo peor de todo ha sido que el gobierno también abandonó la mayor fortaleza salubrista del Departamento de Salud y del sistema Arbona: prevenir enfermedades y promover, proteger y mejorar la salud de la población. Esas funciones rebotaron, sin éxito, entre aseguradoras, ASES, y el propio Departamento de Salud. La Secretaria Pérez Perdomo intentó rescatarlas infructuosamente.

Puerto Rico ha cambiado en muchos aspectos en este siglo 21, especialmente en nuestra estructura de edad. Nuestra mediana ya llega a 41 años; casi 20% de la población sobrepasa 64 años. Hemos perdido sobre 200,000; han emigrado 500,000 puertorriqueños; la economía se ha contraído 14%; estamos en quiebra y sindicatura. No obstante, desde 1993 hemos sido consistentes en desatender e ignorar la promoción de sanos estilos de vida, determinantes cruciales hacia una salud física y mental plena, hacia una vida saludable y productiva.

Transcurridos 25 años desde aquel histórico punto de viraje, podemos inequívocamente concluir que el sistema de los pobres que se privatizó en 1993 registra hoy las peores métricas de calidad en la salud puertorriqueña. Las métricas de Mi Salud en el enlace https://bit.ly/2YjLMfV son muy inferiores a las métricas de 4.5 estrellas que exhibe orgullosamente para sus beneficiarios el programa Medicare Advantage de Puerto Rico.

Nuestra salud poblacional la monitorea el CDC (Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades) mediante Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo del Comportamiento (BRFSS). Sus prevalencias son herramientas fundamentales para planificar y desarrollar estrategias que promuevan la buena salud. Varias enfermedades crónicas y factores de riesgo reflejan preocupantes porcentajes (Vea https://bit.ly/2D9Kj4L) Prevalencias ajustadas (2011-2017) incluyen alta presión arterial (37-41%), alto colesterol (36-33%), obesidad (26-33%), diabetes (13-15%) e inactividad física (47-53%), todos componentes del síndrome metabólico. Esas prevalencias son representativas del desmejoramiento de nuestro estado de salud post-reforma. Al menos podemos aplaudir la reducción en fumadores activos de 15% a 12% como un cambio que ha influido favorablemente en la prevalencia de múltiples condiciones.

El plan de salud gubernamental no puede seguir gastando lo que no tiene para repartir tarjetas vacías de salud. Tiene que centrarse en transformar a sus beneficiarios en una población más saludable, que se enferme menos, y a una mayor edad. Para que ello ocurra, hay que revertir las tendencias adversas a su salud identificadas por las métricas publicadas, además de modificar favorablemente los factores de riesgo que le siguen provocando serios problemas de salud física y mental.

Las aseguradoras han demostrado durante la última década que pueden hacer el trabajo de implantar, medir y monitorear las estrategias establecidas para lograr métricas de excelencia en calidad y estado de salud. El gobierno tendría que proveerle un incentivo económico especial, el cual será realmente una inversión que producirá buena salud y ahorros.

El Departamento de Salud y ASES tendrían que preparar un detallado manual que establezca el perfil actualizado de su población, y las metas a cumplir durante una nueva hoja de ruta que sea rigurosamente fiscalizada, para así asegurarnos que nuestra población pobre finalmente logre la igualdad y la excelencia en salud y en calidad prometidas hace 25 años.

Otras columnas de Ibrahim Pérez

lunes, 8 de julio de 2019

Apagada la fecundidad puertorriqueña

El doctor Ibrahim Pérez destaca que Puerto Rico tiene la quinta tasa más baja de fecundidad en el planeta y expone la necesidad de fomentar la procreación en la población.

martes, 18 de junio de 2019

Obstetricia en vías de extinción

Ibrahim Pérez presenta los desafíos médicos y hospitalarios causados por la baja natalidad en Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios